Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 marzo 2008

“Me preguntas en qué latitud y longitud me encuentro; no tengo ni idea de qué es longitud y latitud, pero son dos palabras fantásticas”

Me permito tomar prestadas estas letras del libro “La Carta Esférica” (Arturo Pérez-Reverte) para introducir este post, que tratará de unos vinos que desde mi punto de vista se encuentran alejados de las líneas habituales del mercado, perdón, quería decir “del mercado”. No son vinos anónimos, si no vinos con personalidad acusada. Son de un lugar, lo muestran y demuestran.

Ya me conoceis unos cuantos y sabeis que desde luego no soy (ni pretendo) nada parecido a un catador. Soy bastante torpe para situar los vinos, tanto por la variedad de la que puedan estar hechos, como su lugar de procedencia, año, etc. Lo cual no obsta para que reconozca la mencionada personalidad en estos vinos pues esta resulta patente. Son de un lugar. Se situan con sus raices y te situan a ti al beberlos. Son vinos, como digo, con latitud y longitud.

Hagamos un poco de cross-blogging. En fechas recientes, en el blog del amigo Joan Gómez Pallares , se habló del Tondonia Rosado de López de Heredia y en unos de los hilos que surgieron comentaba yo que tenía por ahí guardada una botella del ’93. Una cosa lleva a otra y como quiera que Olaf y yo teniamos pendiente quedar un día para hacer un intercambio de botellas y él decía que a Sara también le gustaba este vino le comenté que se podían pasar un día a comer tranquilamente y abririamos esta botella. Dicho y hecho, buscar fecha, ir y venir de botellas, cocinar algo razonablemente solvente y pasar un rato agradable.

Comencemos entonces con los vinos…

– Viña Tondonia Rosado Crianza 1993. Bodegas López de Heredia. DOC Rioja (7,75 EUR)
¿Qué puedo decir de esta bodega? Es historia muy viva del vino en La Rioja y por ello en España. Fieles siempre a su estilo y forma de hacer en unos tiempos en los que lo más fácil es subirse a algunos carros. En tiempos en los que algunos decidieron cambiarlo todo para no cambiar nada, López de Heredia parece que decidió no cambiar nada para cambiarlo todo.

Un vistazo a esta foto nos dice bastante de ellos ¿verdad?
Dada la edad que tiene el vino la puse en posición vertical el día antes y, haciendo caso a un consejo reciente de Manuel Camblor, fue decantado dos horas antes. Como primera observación destacable está el color. Impecable y limpio, sin rastro alguno de evolución. Su acidez habitual que junto a los aromas oxidativos le son inherentes vienen acompañados de aromas a chocolate blanco, cáscara de naranja seca, toques de hojarasca húmeda, sotobosque y esa gama organoléptica relacionada con los hongos… Fascinante. No hay el más mínimo atisbo de cansancio ni declive en este vino, parece tener vocación de inmortalidad. Está en plena forma. Reconozco que vinos como este son difíciles y ciertamente pueden constituir un gusto adquirido. No obstante es un vino de una personalidad absoluta y desde luego quiere formar parte del retrato de Dorian Gray.

– Eric Texier Côtes Rhone St. Gervais Le Cadinnier 2000 (9 EUR)
Hace ya mucho tiempo leí recomendaciones acerca de los vinos de Eric Texier. Tardé años en localizarlos y cuando lo hice fueron apenas tres botellas. Buena parte de su filosofía de vida respecto al vino la podeis encontrar en su web http://www.eric-texier.com/

Como podeis observar hace vino en diversos lugares como Mâconnais, Ródano Norte y Ródano Sur, y en estas zonas hace distintos vinos hasta un número de veintidós.En el caso que nos ocupa se trata de un vino hecho de garnacha con una edad media de 80 años, en laderas de orientación sur con suelos de caliza, arcilla y grava.
Creo que en muchos casos los mensajes de “filosofía del vino” por parte de muchas bodegas son tan reiterativos que se pierden en un océano de mediocridad y aburrimiento. ¿Porqué iba a ser distinto en este caso? Este vino habla por sí mismo. Franco, ligero, desplegando su presencia en varias capas. Multidimensional. Cassis, especiados, guindas en licor, bosque bajo, ahumado escondido, violetas…. Te hace volver a creer en que existan vinos con bouquet. No me refiero a esos vinos que huelen como un muestrario de tarritos de aromas o aquellos que son como pasear por la sección de perfumes de unos grandes almacenes. No, me refiero a ¡vinos con bouquet! No sé si este vino seguirá evolucionando, pero desde mi punto de vista está en un momento de madurez espléndido.

– Barzen Auslese 2003. Weinhaus Barzen. Mosel-Saar-Ruwer
Auslese, Beerenauslese, Trockenbeerenauslese… Es indudable que la vinicultura en Alemania es de las más particulares que se pueden encontrar. Tan indudable como que en ocasiones puede resultarnos algo confuso el comprender sus términos. Una buena y sencilla guía la podemos encontrar en este post anterior de Olaf: http://olaf-unomas.blogspot.com/2008/01/weingut-barzen.html
Hasta ahora sólo he probado riesling secos, pero gracias a la generosidad de Olaf y Sara pude probar este Auslese el cual me ha resultado un vino dulce distinto a aquellos a los que estoy acostumbrado. Destacaría su muy buen equilibrio, en ningún momento resulta empalagoso con un dulzor que está ahí sin estar. Además con un grado alcohólico de poco más de 8 grados te puedes beber la botella sin darte cuenta.

Como decía al principio: Latitud y longitud… ¡son palabras fantásticas!

Nota: Aun habiendo encontrado el párrafo inicial en el libro “La Reina del Sur” de A.Pérez-Reverte este proviene originalmente del clásico “Alicia en el País de las Maravillas” de Lewis Carroll

Créditos:
La fotografía de E.Texier proviene de la propia web http://www.eric-texier.com/
La fotografía de López de Heredia proviene del blog http://brooklynguyloveswine.blogspot.com/

Anuncios

Read Full Post »

Se canceló a última hora el viaje al Bierzo planeado y tocó quedarse en Madrid, pasando el tiempo de la mejor manera posible y esto, como no, en mi caso suele implicar algunos vinos de por medio. La verdad es que en 4 días he bebido algunos vinos, muy interesantes y he caído enamorado de uno en concreto que no conocía. Pero vamos por orden.

Todo comienza el viernes a las 21h en casa de Letroncio para hacer una de las típicas reuniones Sarmiento de sobaquillo. Un buen listado de vinos casi 6 horas de risas y buena compañía. Dado que fueron muchos vinos, voy solo a lo que mas me gustó. De los espumosos destacaron el De Sousa y el Diel, pero este último me lo salto ya que hablaré de él en el post de los riesling. El De Sousa Zoémie Brut Précieuse resultó un champagne de lo mas interesante y con muy buena RCP (anda por los 30€). Serio en nariz, de buena intensidad, mucha bollería y mantequilla, sobre fruta blanca y buena mineralidad. En boca carbónico bien integrado, amplio y con marcada acidez y un final largo y mineral. Para repetir. Luego apareció el Patio de Samuel Cano, tanto en su versión comercializada, 2005 como una muestra de barrica de lo que será el 2007. Curioso, es un 50% Syrah y Petit Verdot, siendo esta última una uva que no suele agradarme mucho y faltando por hacer la maloláctica, el vino me pareció bastante interesante. Buena fruta en la nariz y una boca muy amable, incluso mas que la del 2005, apunta buenas maneras. De los tintos, los que menos me gustaron fueron el Penfolds Bin 128 2001 y el Chaparral 2005. Los dos demasiado alcoholicos y no muy armonicos. Lo mejor el Tauri 1998, un delicioso Aglianico dell’Irpinia, en un momento muy bueno de consumo. Buena fruta roja en nariz, alguna nota terrosa de hongos, cueros y una marcada mineralidad, en boca estaba muy bonito, con un tanino muy pulido y una excelente acidez y persistencia invitaba a repetir. Tambien andaba por ahí un Conde de los Andes 2001, que no estaba mal, clásico. Para el final dejamos un Sablonnetes Coteaux du Layon Rablay 2005, que desafortunadamente nos dio corcho, y un Oloroso Tradición VORS, un vino quizás para otra situación para dedicarle toda la atención que merece. Compleja y profunda nariz con una boca de marcada acidez, muy calcáreo, casi imaginabas el suelo del que procedía al beberlo.

No comenzaba nada mal el fin de semana. Ese mismo día había comido yo con otro interesante vino. El Gorrondona 2006, que catara mi compañero Jose el otro día, no dejandole muy satisfecho. En mi caso el vino comenzó también algo sucio en nariz, reducido, pero rápidamente se limpia y comienza a aflorar una intensa fruta, moras, arandanos y fresas, sobre algo bosque húmedo, se hace fresca la nariz, alguna nota anisada y una buena mineralidad. En boca es muy agradable, se bebe con suma facilidad, sobretodo durante la comida, jugoso y frutal, buena acidez y un tanino presente pero no molesto. Cayó la botella entera durante la comida. Repetiría, si se encontrase más fácilmente.

El sábado me esperaba a comer mi compañero de blog para hacer un intercambio de vinos y ya que estabamos abrir algunas cosas.

La foto habla por si sola, unos señores vinos bien curiosos y bien agradables, todos en torno a los 10 €, ¿quien dijo que había que ser rico para beber bien? El primero, el Viña Tondonia Rosado 1993, me parece una maravilla, casi imbatible en cuanto a RCP (siepre y cuando te guste este estilo). Se encontraba en perfecto estado a sus 15 años de edad. Un color precioso ocre-anaranjado, vivo, nada marrón, brillante. El vino llevaba abierto un buen rato y se notaba por lo limpia que se presentaba la nariz. Frutillos rojos, grosellas, fresas, sobre unas notas de bosque mojado, como de ribera, algo de regalices, hoja de tabaco, tofe y mineralidad terrosa. En boca, simplemente delicioso, acompañando al risotto de maravilla, acidez, mineralidad, frescura. No te cansas de él.

Continuamos con una deliciosa carrillera de cerdo perfectamente cocinada por Jose, de la que repetí todo lo que pude y acompañado del vino de Eric Texier, St. Gervais 2000. Otro vino que me enamoró a primera vista. Syrah, Garnacha y Monastrell de las Côtes du Rhône, con 8 años se mostraba en muy buen momento. Nariz de media intensidad pero bastante compleja, daba una interesante fruta madura, casi en compota, pero muy bien equilibrada con otras notas que aportaban frescura, tierra mojada y sotobosque, aceituna negra, leves notas especiadas de pimienta negra sobre una buena mineralidad. En boca tiene buen recorrido, frescura y acidez, pulido tanino deja un final largo con recuerdos frutales y minerales. El Auslese de Barzen, muy bebible, no hace si no confirmar mis anteriores comentarios.

Y finalmente el que mas me ha impresionado de todos. El Colet Extra Brut Assemblage. ¡Que cosa mas bonita y original! Creo que acabo de descubrir algo que me va a crear una fuerte adicción. Degollado en noviembre de 2007. Precioso color rosado-cobrizo, burbuja fina, que forma corona.En nariz es profundo y complejo. Me cuesta describirla por la originalidad de la misma. Hay frutos rojos, cerezas, algunas notas citricas como de pomelo, notas de pastelería, bollos recien horneados y mantequilla, con un forndo mineral.
En boca, es vinoso, con buena acidez, carbónico perfectamente integrado y buena amplitud. Largo, invita a volver a él. Delicioso. Lo teneis en Coalla Gourmet, cuesta unos 20€, pero, aunque no me guste compararlos, me ha proporcionado mayor satisfacción que algunos champagnes bastante mas caros.

Read Full Post »

IEC#9 Maridajes

Joan G. Pallarés desde su blog inició hace tiempo este día del blog llamado Iberoamérica en Cata, en el que nos vamos pasando la pelota de uno a otro blog proponiendo distintos temas o hilos conductores para cada convocatoria en torno al vino.
Els Vins de Pilar Vidal nos pasa el testigo despues de su original propuesta carnavalera. En mi caso no voy a ser tan original, los originales vais a tener que ser los que acudais a esta convocatoria, proponiendo-comentando alguno de vuestros maridajes-armonías preferidos. Así no habrá padecimientos, que como comentaba Manuel Camblor por ahí, en las últimas convocatorias mas de uno no ha quedado muy contento con sus vinos. Como tenemos vacaciones de por medio, si os parece convocamos para el viernes día 11 de abril. La siguente convocatoria ya ha sido adjudicada a La Guarda de Navarra, que se encargará de la IEC#10. No me enrollo mas, ya que el tema, se explica fácil y os dejo con unas definiciones de la RAE, en las que el vino no se menciona demasiado. Muchas gracias anticipadas a todos por vuestra participación.

armonía.

(Del lat. harmonĭa, y este del gr. ἁρμονία, de ἁρμός, ajustamiento, combinación).

1. f. Unión y combinación de sonidos simultáneos y diferentes, pero acordes.

2. f. Bien concertada y grata variedad de sonidos, medidas y pausas que resulta en la prosa o en el verso por la feliz combinación de las sílabas, voces y cláusulas empleadas en él.

3. f. Conveniente proporción y correspondencia de unas cosas con otras.

4. f. Amistad y buena correspondencia.

5. f. Mús. Arte de formar y enlazar los acordes.


maridaje.

(De maridar).

1. m. Enlace, unión y conformidad de los casados.

2. m. Unión, analogía o conformidad con que algunas cosas se enlazan o corresponden entre sí; p. ej., la unión de la vid y el olmo, la buena correspondencia de dos o más colores, etc.


Tratado de Armonía de Rameau.

Read Full Post »

Las calçotadas que organiza Dominic son uno de los eventos que mas disfruto año a año. El ambiente que se vive en estos encuentros es muy relajado y amistoso, no hay nada profesional de por medio, nada mas que unos cuantos amigos que se reúnen en una viña para comer calçots (una especie de cebollas asadas) y ya de paso beber vinos.

Así pues no podía faltar a la cita un año más. Ya que subía desde Valencia, comencé el viaje subiendo por el río Ebro hasta la población de Pinell de Brai, conocida por estar situada donde tuvo lugar uno de los últimos episodios bélicos de la Guerra Civil española, la Batalla del Ebro. Pero el motivo de mi visita era mucho mas pacífico, quería conocer los planteamientos de un elaborador de vinos naturales, Laureano Serres Montagut. Visité viñedos y escuché con mucha atención su idea de elaborar vino, que se resume en un gran respeto por el suelo donde crecen las cepas. Realmente impresionante la esponjosidad de la tierra (ver foto), respirando ahora que finaliza el invierno y favoreciendo la sanidad y el mantenimiento de la vida dentro de la misma. Luego me habló de cómo para elaborar este tipo de vinos, él tiene que estar atento e improvisar según las condiciones ambientales y que con una buena tierra y actuando a tiempo, no son necesarios todos los tratamientos a los que mucha gente somete a los viñedos. Realmente un enamorado de su trabajo y un auténtico creyente en lo que hace. Luego visitamos la bodega y probamos muchas cosas, depósitos y botellas. Muy interesante el depósito que esta preparando de macabeo con una mínima parte de colombard, que le da mucha vida y frescura en boca. Creo que probé casitodos los vinos y me gustaron por lo general, aunque mejor la macabeo acompañada de la colombard que sola. No me extiendo en los vinos, ya que tengo unas cuantas botellas en casa, conforme las pruebe las iré comentando. La idea con la que me quedo, es que hay otra forma de hacer vinos, que hay que aproximarse a estos vinos, con la mente abierta y no esperando vinos convencionales, pero a mi parecer, el resultado es muy interesante.

Continué viaje hacia Porrera, directo a La Tena (foto superior). Allí estaba ya todo el mundo, una gran mesa preparada, sol y no mucho viento. Viejos conocidos como Tere y Santi, Pedro Carroquino, Santiago (Zinfandel), Ignacio (Igsadom), Nacho GF, Frederic, Joan Sangenis y por supuesto Paco y Domi. Y un montón de nuevas caras, de gente a la que tenía muchas ganas de conocer, como el encantador Fede-Vidal, los Vadevacus (Oscar y Carlos Gonzalez), Ezequiel y Jose… Espero no dejarme a nadie. Los calçots estaban deliciosos este año. Creo que comí menos que otros años, menos de los que me hubiese gustado, pero habiendo tantos amigos, el comer resultaba secundario y me pasé todo el rato hablando sin parar con unos y otros. No tomé notas de nada, así que hablo de memoria. Bebimos vinos de Laureano, luego comenzamos a atacar la caja de Patio que enviaba Samuel Cano y que gustó muchísimo (las 5 botellas de este bonito Syrah desaparecieron rápidamente, en la foto de la derecha, Tere y yo con una botella del Patio)). Goloso y frutal, pero no sobremadurado, barrica bien integrada, ciertos toques balsámicos pero sin imponerse y alguna nota especiada. En boca el tanino lo tiene marcado todavía, pero hay que tener en cuenta que esta recién embotellado, buena acidez y final largo y agradable que invita a repetir. Buen trabajo el de Samuel (de este bebí mas botellas mas tarde, por eso lo recuerdo bastante detalladamente). Mi aportación fue una botella de La Bota de Manzanilla nº8, Las Cañas, de la que ya he hablado en el blog. Pensé que sería interesante ver como casaba con los calçots y creo que no solo se enfrentó de maravilla, si no que la combinación resultaba muy interesante, incluso con el romescu. Probé el mágnum que se había abierto de L’O de L’Origan, uno de los cavas de los que casi todos hablan muy bien. No se. Es original, esta correcto, pero lo encuentro excesivamente caro. Creo que me sobra la barrica, que creo que lleva. La nariz la encuentro como demasiado dulzona o madura. El domingo lo volví a catar y tampoco me entusiasmó demasiado. Otra botella que probé fue una del Prieto Picudo de domino de Dostares, Leione, creo que era. No estaba mal, amable, quizá algo marcado por el tanino en boca, correcta acidez, creo que anda por unos 12€, lo buscaré para probarlo con calma. También circulaban un par de vinos de Joan Sangenis. Uno el controvertido Mas d’en Compte blanc, 2006. No había probado esta añada, pero la encontré como de costumbre. El color, no estaba mas subido que otros años, aunque si que en boca lo encontré algo mas corto que 05 y 04. En todo caso, bien en su precio. No hay que exagerar, ni es un 10 ni es un 4. Y el Negre, un vino que a mi me gusta mucho, un Priorat con raza, pero sin exageraciones de ningún tipo. Buen equilibrio en nariz entre la fruta y la barrica, con interesantes notas especiadas sobre una marcada mineralidad. En boca buena acidez y taninos marcados con un final bastante largo.

La gente pedía mas vino y abrimos una de las maravillas que Fede quiso compartir con nosotros. Un Contino reserva del 95. Buff, palabras mayores, que pena no haberlo bebido con mas calma y en mejores condiciones. El vino estaba en muy buen momento, conservando fruta en boca, pero con toda la complejidad que da la crianza en la botella. Flores secas, frutos secos, notas terrosas, en boca se bebía de maravilla, un vino que pedía comida, fresco y largo. Si tenemos en cuenta cuanto costaba cuando se compró, un vino con una gran RCP.

Y ya terminamos con la deliciosa coca de Porrera, acompañada de un vino rancio de Tarragona de Muller, realmente interesante (en la foto Fede-Vidal y Pedro Carroquino disfrutando de la coca). Pero no recuerdo ni nombre ni variedades. Si alguien de los asistentes puede decirme de que vino se trataba, se lo agradecería.

Siesta, ducha y por la noche, la cena de los rieslings, que merecerá un comentario a parte.

Al día siguiente, almuerzo de pan con tomate, embutidos y queso y algo mas de la rica coca de Porrera y camino a Barcelona.

Visita a la Llotja del Mar, donde se estaba celebrando el concurso de cata por parejas organizado por Quim Vila. Oportunidad de conocer a mas gente. Como a todos los “trajeaos” de verema, que por ahí andaban, a Victor Franco, que además estaba en la final del concurso y a Pilar Vidal y Jose-no-mi-Jose, con los que compartí unas noches muy agradables. Probamos unos cuantos vinitos. Casi lo mejor, el champagne de Delamotte, sobretodo ese millesime (99, creo que era). Con esas notas iniciales de queso parmesano tan curiosas, que dejaban paso a champiñones y mucha mineralidad y frescura en boca. El merlot de Schafer, un vino super elegante, casi de pasarela, tanto que quizá se hacía aburrido, no se, como que le faltaba algo donde cogerse. Olía a caro y lo era.

De Niepoort, los blancos no me gustaron, el Redoma lo encontré demasiado dulzón-maderizado en nariz y el Tiara, muy perfumado algo alcohólico y no muy interesante. De los tintos, el básico, no recuerdo el nombre ni encuentro nada por la web, era algo de Quixote, estaba rico para encontrarse por debajo de los 10€. El Batuta… se notaba que era uno de esos vinos que sacan las bodegas como “Big Wines”. No suelen entusiasmarme y este no es una excepción. Se nota una buena materia prima, pero para mi gusto demasiado balsámico en nariz. En boca estaba duro todavía, pero daba una buena acidez. En realidad no estaba mal, excepto cuando miras el precio, creo que prefiero gastarme los 80€ que cuesta en otras cosas. También pasé por Allende y probé el Graciano, que estaba muy duro, difícil de evaluar, quizás con mas botella sea un vino que me guste. Calvario y Aurus. No se, empiezo a pensar que no tengo ni idea de vinos, porque a todo el mundo gustan estos vinos. Volví a acercarme a ellos, con interés. Porque al menos no son 100% tempranillo y eso se nota en boca, donde muestran una buena acidez y un tanino marcado pero que con más botella puede que se dome bien. Pero en nariz, la madera se impone con demasiada autoridad. Caros y como todos los vinos caros, me da la sensación de que tengan la necesidad de enseñar una barrica francesa bien nueva y de la tonelería mas megaguay posible (creo que usan la misma que la DRC), para poder justificar esos precios de 3 cifras. También probé algunas cosas de Abadía Retuerta, un Syrah que no estaba nada mal, pero al no tomar notas poco mas puedo añadir. Y algunos vinos levantinos de Bodegas Castaño que no me convencieron mucho. Que manía con usar botellones que pesan dos toneladas! (Casa Cisca).

Acabé consiguiendo un poco más de Delamotte, que fue lo que mas me gustó. Y aquí concluyo la primera entrega de experiencias por Barcelona. Os dejo con una foto de los protagonistas del viaje, los calçots. Gracias una vez mas a Dominic y a Paco por organizarlo todo.

Read Full Post »

Esto no es una nueva noticia para los habituales de foros y blogs de temas enopáticos, pero tampoco yo soy la CNN (Be the first to know…).

En principio tampoco le sacaba yo más sustancia al asunto fuera del habitual rollo marketiniano y políticamente correcto que ahora recubre hasta el último de los rincones de nuestra vida.

Para quien no sepa por dónde viene el aire, resulta que han creado un nuevo producto que no es vino, pero que saca pecho como si lo fuera. Supuestamente se le denomina “vino de contenido alcohólico reducido”, ya que no llega a la graduación suficiente para poderse llamar vino… ¡como Dios manda! Me surgían a mi unas cuantas dudas al respecto, como por ejemplo ¿qué ocurre con las levaduras? ¿que no tienen hambre? ¿y el azúcar que no se comen dónde va? ¿qué le ponen o le quitan a este ‘producto’? Os dejo un enlace en el que se esbozan algunas cosillas al respecto:

http://www.rioja2.com/diario/index.php?not=22369&id=701&menu=16

Ahá. Así vemos que ‘el producto’ comienza con un trabajo en la viña, con su estrés hídrico y tal. Continúa con unas levaduras bien seleccionadas (y aleccionadas supongo). En fin, que ya veis ahí de qué va ‘el producto’. ¿Para qué viaje eran estas alforjas? Será por nuestro bien, para que no bebamos tanto alcohol, para que no bebamos tanta caloría líquida, para que el carnet por puntos nos cunda… Todas esas excusas que se os puedan ocurrir. Nos lo explican mejor en este enlace:

http://www.expansion.com/edicion/exp/empresas/es/desarrollo/1089903.html

La razón por la que he vuelto a este asunto pese a que ya hace bastante que surgió la noticia es porque estaba hojeando (y ojeando) la revista Mi Vino (http://www.mivino.info/) de este mes en la que volvían a hablar de este ‘producto’. En la escueta noticia que podeis encontrar en el enlace referido hay una parte que sencillamente me puso los pelos como escarpias del 4. La frase en cuestión dice lo siguiente:

“(la investigación) ha culminado en un producto elaborado a base de vino (99’9%) al que se han incorporado algunos aromas y cuya principal virtud es que se percibe con las mismas características organolépticas y sensoriales que un vino clásico”

Clarinete ¿verdad? Al fin y a la postre no me queda otra que volver a plantear la pregunta que da título al post: ¿Dónde están las chicas de las canciones? Echadle un ojo al vídeo de Circodelia que tiene su gracia.

http://www.youtube.com/watch?v=dC3w4vQWT4U

No todo van a ser malas noticias, de modo que os hablo ahora de un vino que he bebido durante este fin de semana. Mencía sin madera, sin maquillajes, sin aditamentos ni artificios. Se llama El Castro de Valtuille, mencía 100 % y añada 2006. No espero al post mensual, desde ya lo recomiendo. Ciruela, aceitunas negras, humo y una ligera astringencia secante. Al día siguiente está duro y apretado como una piedra de rio y con un paso más sedoso, menos secante que el día anterior y con un deje de tomillo. Escasos 7 EUR. Confirmado, cuanta menos madera ve la mencía más me viene gustando. Ha cumplido más que bien con unas judías pintas con codornices.

P.S. Sí, hay ocasiones en que al escribir reparto comas y comillas como si las regalaran en la puerta del metro.

Read Full Post »

¿Os ha dicho alguien que el clima está cambiando? Pues os ha mentido vílmente. ¡El clima ya ha cambiado! No, no os voy a contar nada de los montones de conferencias que se dan alrededor del mundo, ni de aquellos que hacen negocio navegando en estas agüas, ni os propondré enlaces a montones de información al respecto. Para todo ello os bastais y os sobrais con Google. Todo esto es mucho más sencillo: Id a pasear al campo.
Cuando yo era pequeño era por marzo cuando se despertaba el campo. Este año, a finales de enero, los pequeños pájaros ya estaban en celo, mariposas que hace años no aparecían hasta que el calor ya se había afianzado y garantizaba su supervivencia remolonean ahora en la terraza de mi casa. Ahora poned la televisión. ¿Habeis visto los glaciares? O algo mucho más prosaico, poned Eurosport, ¿habeis visto las pruebas de esquí? ¡Es para que se nos salten las lágrimas! ¡Estan casi esquiando sobre tierra! Las montañas no tienen más que un penacho de nieve en la cumbre, las pistas continuamente innivadas artificialmente y sólo hay nieve en la pista de la prueba y con un espesor escalofriantemente bajo. ¡¡¡ Y todavía hay templagaitas autoproclamados “líderes mundiales” que niegan lo que es escandalosamente evidente!!! : ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Nos hemos cargado el planeta !!!!!!!!!!!!!!!!!
¿Ahora qué? Pues junto a los que niegan lo evidente todavía hay algunos papanatas que pretenden hacerlo ver como algo positivo. El Mar Negro dejará de existir, pero eso sí, en algunas zonas no es necesario chaptalizar y en otras tienen once añadas excelentes por década. Quienes tengan guardado en su bodega algún Eiswein que lo guarde como oro en paño para las generaciones futuras, porque será como quien tiene un hueso de mamut en el congelador junto al morcillo para el cocido.
Estoy muy pedigüeño y os voy a seguir pidiendo cosas. Ahora buscad en algún libro, o en Internet si no hay otro remedio, alguna imagen del ‘David’ de Miguel Angel. No, dejadlo, no lo hagais, ya lo hago yo por vosotros. ¿Me puede alguien explicar como los humanos somos capaces de crear algo así y destruir el planeta sin el más mínimo rubor? Incomprensible.
Como veis no estoy muy optimista con este tema, pero tengamos todos presente que cada granito de arena cuenta. Que todos y cada uno de nosotros hemos de hacer lo que esté en nuestra mano para que el mundo que dejamos a las siguientes generaciones sea un poquito mejor que el que nosotros encontramos. ¿Demagógico? Pues tú no corras y fiate de la Virgen.

Ahora retomemos la programación habitual y veamos los vinos que ha habido este mes de febrero. Ha sido un mes en el que el beber ha sido un poco a salto de mata. Le tomo prestado a Iñaki (Baba O’Wines) el toque de rock, pero a mal tiempo, buena cara. I shoot from the hip (…) Stiff upper lip!
http://www.youtube.com/watch?v=2tlAPPq2aN0

Vamos ya con los vinos del mes.

– Torre de Gazate 2006. Vinícola de Tomelloso. DO La Mancha (3.09 EUR)
En mi habitual búsqueda de vinos con buena RCP, que nos permitan llevarnos mejor con el EURIBOR le hago caso a un buen amigo y decido probar este vino.
Tiene aspecto de vino joven (lo es). Color granate limpio. No está mal, redondo. Es un vino sencillo en todos sus aspectos. Suficiente por el precio, de modo que supongo que lo probaré de nuevo en sus próximas añadas.


– Gorrondona 2006. Doniene Gorrondona. DO Bizkaiko Txakolina (aprox 8 EUR)
Ha costado meses localizarlo y por esa buena gente que uno llega a conocer en este mundo al final llegó este vino a la copa. ¡Gracias Jesús!
Vamos con el vino. Guindas en licor, toque cárnico, una ligera suciedad como de gallinero. No del todo desagradable, pero tampoco agradable. Ligeramente rugoso en boca. Con más aire aparecen fresas frescas. Es un vino muy agradable para acompañar la comida. La pasta del martes, la pizza del jueves o el pollo asado del domingo, incluyendo las sobras de este en sandwich al día siguiente.
No estoy seguro, pero tras hablar con Jesús me temo que esta botella no estaba en condiciones plenas. Sus sensaciones respecto a este vino son tan distintas que no pueden pasarse por alto. Igualmente personas en cuyo paladar confío también muestran sensaciones totalmente distintas respecto a este vino. Olaf tiene otra botella de este vino, ya nos contará como lo ve y a mi me queda otra, de modo que seguiremos informando.


– Charles Hours Cuvée Marie Jurançon Sec 2002. Ap. Jurançon Sec Contrôlée (11.95 EUR)
Ya pasó el momento de este vino. El color dorado en la copa ya te anuncia lo que no quieres admitir. Apenas queda ningún atisbo de lo que era, no más que algún coletazo de su acidez. Una lástima, pues este vino en plenitud es uno de los más estimulantes que han pasado por mi copa en los últimos años.


– Colet Assemblage Extra Brut. Bodega Josep Colet. DO Penedes (aprox 15 EUR)
Decía yo el mes pasado que a este vino no le iría mal a un risotto de espárragos y calabacín.
No iba yo a quedarme con las ganas, que eso a mi edad debe ser muy malo.
En efecto, lo vinoso de este vino, valga la cacofónica redundancia, junto a lo cremoso del arroz, con un toque de queso manchego y las verduras al dente me ha resultado un maridaje acertado.
Cada vez tengo más claro que el término ‘vino espumoso’, y con las palabras en ese orden, le hace justicia plena.


– Carles Andreu Trepat 2006. D.O. Conca de Barberà.
Hacía muchísimo tiempo que no tenía un vino tinto que visualmente fuera tan ligero en la copa. Capa baja, de esa que te permite ver el mantel a través de la copa. ¿Os acordais de cómo era eso? Es dificil de ver algo así ahora con estos tintos impenetrables a la vista tan al uso.
Es el primer vino que bebo hecho con la variedad Trepat, de modo que tampoco tengo claro
qué esperarme. Este vino me ha resultado un paso menos que insinuante. Todo en él es insinuación de aromas, sabores, recuerdos… Se mece suávemente entre lo que es, lo que insinua, lo que recuerda. Fruta roja, especias cálidas, eucalipto, regaliz de palo. Se sigue meciendo como las volutas del café de la mañana. Me gusta el que no sea un vino tan franco como lo que es habitual en mi beber (casi) diario, no obstante me resultaría más disfrutable si diera ese pasito más y fuera netamente insinuante y sugestivo.


– Dominio de Nobleza. Crianza 2004. Bodegas Dominio de Nobleza. DOC Rioja.
Esta botella me la regalaron unos buenos amigos, afortunadamente me dio tiempo a probarla antes de que la gripe se instalara en mi vida.
Capa media, frutos rojos, suave, equilibrado, un toque final de canela. Un crianza prototípico, pero sin resultar aburridamente redondeado. Tiene sus finas aristas que le hacen interesante. Para mi sorpresa es un monovarietal de tempranillo. Ha sido un vino muy agradable con un tradicional cocido. Desconozco el precio exacto, si bien creo que está notablemente por debajo de 10 EUR, lo cual le haría tener una buena RCP. Una cosa rara: Me ha recordado enormemente al crianza de Cosme Palacios. ¡Ay! ¡Yo que sé! ¡vericuetos raros de mi mente!


– Reymos. Cheste Agraria Cooperativa Vinícola.
Extremadamente pálido y con burbujas enormes. Por lo demás este vino es plénamente
moscatel, con aromas de melocotón, albaricoques y nísperos bien maduros. No me gusta
especialmente, debido al toque de dulzor que presenta. Es un vino nétamente correcto, es sólo que no es de mi gusto.

– Canforrales Selección Tempranillo 2005. Bodegas Campos Reales. DO La Mancha (2.7 EUR)
Pa’qué te voy a decir que sí, si es que no y como te digo una “co” te digo la “o”.
Mira que los vinos de esta bodega son agradables y de buena RCP, pero en este caso la
madera ya ha dicho que está aquí para quedarse. Según la etiqueta han sido sólo tres meses, pero más que suficientes para tapar los demás componentes del vino. Madera quemada y vainilla sepultan lo que de bueno pueda tener el vino. Lo dejo para el día siguiente a ver si se calma. Dejándo pasar un día y probando con una copa con más forma de balón la madera y la vainilla sigue estando presente pero no es tan desagradable como el día anterior. Lástima de madera. En cuanto pueda me desquito con el más sencillo de la bodega.

Y hasta aquí el panegírico sobre el cambio climático y el resumen mensual. Devolvemos la conexión a los estudios centrales.

Créditos: La fotografía del “David” de Miguel Angel pertenece a Paueti, que podeis encontrar en Flickr.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: