Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 6/10/08

Por la más pura casualidad esta semana he probado 3 distintos vinos de Mersault, así que aprovecho para reunirlos en este post y de paso recomiendo un nuevo sitio disponible en Valencia y que sin duda proporcionará momentos de placer a los enochalados de la ciudad.

La historia comienza el miércoles pasado en Lavinia, cuando nos juntamos David (un compañero de la Peña El Sarmiento) y yo para tomar un vino. Tras unos devaneos acabamos decantándonos por el Meursault de Philipe Pacalet 2005, después de unas buenas experiencias con sus Saint Aubin. El vino resultó realmente agradable, un vino que hoy por hoy se muestra muy frutal, abierto y agradable. La mineralidad comienza en segundo plano, pero poco a poco, con aireación va tomando protagonismo, de todos modos la carga frutal del vino es tan potente que siempre se muestra dominante. La fruta sería de corte ácido, citricos y piña madura. También da notas florales y mantequillosas. En boca confirma las sensaciones de la nariz, muchisima fruta madura, una acidez que aligera el gran peso en boca que tiene este vino. Es bastante largo. La madera no se percibe en ningún momento. Supongo que si que tendrá una crianza en barrica, pero por mas que he buscado no he encontrado gran cosa sobre las crianzas de Pacalet, creo que anda por los 10 meses y mezcla barricas usadas y nuevas.

Por comparar, tomamos una copa de un Meursault de Jobbard que tenían abierto, Les Tillets 2004. Según parece la botella llevaba abierta un par de días y conservada al vacío en la nevera. El vino debe de estar en una fase de cerrazón, ya que aparecía algo plano, solamente sobresalían unas notas mantequillosas y de madera sobre un fondo de pedernal, pero la fruta estaba completamente ausente. En boca tenía buena estructura, con una acidez muy bien definida, aunque de nuevo la madera se hacía notar. Discutimos largo y tendido sobre los dos vinos. Ya que ambos vinos eran completamente distintos, pese a ser del mismo pueblo y uva. ¿Qué es un Meursault? ¿Cómo debe de ser un Meursault? En fin, pocos he bebido y por ello no puedo decir gran cosa. No obstante, uno de los mejores vinos blancos que he bebido hasta la fecha, fue un Meursault de Roulot, Les Luchets 1995, por eso creo que a este vino de Jobard, habría que esperarlo unos cuantos años y volver a evaluar entonces. Todavía no conozco los Coche-Dury ni los Comtes Lafon, ya les llegará su turno.

Un par de días después, quedo con un amigo en Valencia para visitar el nuevo wine-bar de Juan Ferrer, y casi por accidente, acabamos bebiendo otro Meursault jovencillo, en este caso el Seve Du Clos 2005 de Arnaud Ente (según leo por todos sitios, el protegido de Coche-Dury). Un vino clasificado como village pero de una viña muy vieja y que da apenas para unas cuantas botellas (como bien presume la etiqueta). Este vino debería ser abandonados unos cuantos años para ver como evoluciona, ya que de nuevo estaba ante un vino en el que la madera esta bastante presente. No obstante presenta una nariz bastante compleja, con notas cítricas y de fruta de hueso, combinadas con aromas herbáceos frescos, notas mantequillosas, leves toques florales, y mineralidad. Pero ahí al fondo aparecen de nuevo unas notas tostadas y vainillosas, que ahora mismo despistan demasiado y dominan en exceso. ¿Se integrará? En boca tiene una tremenda acidez, mucho nervio y una mineralidad que intenta sobresalir por encima de la crianza, aquí con más éxito que en nariz, es bastante largo, con un posgusto amargoso y calizo bastante interesante.

Si volviese a encontrarme con alguno de estos tres vinos en alguna carta de un restaurante, sin duda me iría a por el de Pacalet, un vino que proporciona mucho placer, desde el mismo descorche de la botella. Pero de cara a guardarlo unos años en mi casa, posiblemente apostaría por el de Jobard. El de Ente promete, pero es tan caro…

Sobre el local de Juan Ferrer, comentar que me ha parecido una gran idea desde el momento mismo en que me contó el proyecto que tenía en mente. Y una vez vista la puesta en escena, he de reconocer que ha sido realizado con mucho éxito. Me parece un tipo de local que debería estar presente en todas las ciudades. Se puede beber por copas cualquier cosa de la lista, los precios son bastante adecuados (precio tienda +10€, cueste lo que cueste la botella). La lista de vinos, muy interesante, sobretodo en el apartado champagnes.

Debo destacar el apartado barra. Porque es donde suelen fallar otros locales similares. En este caso es amplia y cómoda, se puede cenar perfectamente en ella o simplemente tomar un champancito.

Apenas comimos un par de cosas, pero estaban deliciosas. Las vieiras muy buenas y una ensalada de tomates (con sabor a tomate) y atún.

Las copas… son las diseñadas por el propio Juan Ferrer. Hay algunas muy interesantes, la de borgoña que usamos me gustó. Pero ojo si tienes la nariz grande (mi caso) porque hay algún modelo no apto para narigudos.

Lo dicho, un sitio muy interesante para todo enochalado. No pongo lo que pagamos, porque fue prácticamente vino y eso ya depende de cada uno. La comida, de todos modos, tiene unos precios razonables.

Se encuentra localizado en pleno centro de Valencia, detrás de la catedral, en una plaza tranquila y con encanto.

Enopata Wine-Bar

Plaza del Arzobispo, 5

Tlf. 96 325 91 50

www.enopata.com



De nuevo me despistó una vez más del objetivo de este blog… menos mal que esta Jose por aquí. De todas formas he vuelto a activar el modo “busca y captura” y me he puesto otra vez a comprar vinos de menos de 10€ un poco a ciegas para ver si encuentro cosas interesantes, ya iré informando.

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: