Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 19/10/08

Llega esa temporada del año en que las editoriales ponen en las tiendas la edición anual de las distintas RVF, Gault Millau, Peñín, Guía Gourmets, etc. La que no está ya en las tiendas poco le falta. ¿Qué tipo de libros son? Lo sabeis: Guías. Perdón, quería decir “Guías”.

El qué pretenden y son las guías es un tema complejo por la cantidad de intereses implicados. No niego que me parecen útiles como herramienta de búsqueda, como un repositorio de información con listados de vinos y bodegas. Nada más, sólo eso. Hay otras formas de obtener la información, pero puede resultar comprensible el que a alguien le apetezca tenerlo en este otro soporte.
El problema, a mi juicio, es la diferencia existente entre lo que ellas quieren ser y el cómo son percibidas por sus lectores y compradores. Hay usuarios que en su comienzo en este mundo del vino las compran como punto de partida, buscando un kilómetro cero desde el cual comenzar. Conceptos a aprender y unos vinos a beber que presuponen como básicos. Otros usuarios sencillamente las coleccionan. Otros buscan el que algún gurú (o varios) certifiquen su gusto, intentando que no exista demasiado diferencial entre el propio y el de estos. Otros usuarios intentan planificar sus compras y existencias de bodega en base a estas guías. Seguro que hay otro tipo de usuarios finales, si bien en este momento no se me ocurren.

Sabeis los que me leeis y conoceis que no suelo andarme con medias tintas en mis opiniones. Puedo estar equivocado, y de hecho suele estarlo en la mayoría de las ocasiones, pero para que así lo acepte me lo tienen que mostrar y demostrar. De modo que todo aquel que quiera hacerme ver otra forma de observar las guías le escucharé y leeré, pero que nadie intercale en sus palabras la frase “de gustos no hay nada escrito” ¿ok? Hay demasiados intereses creados entorno a las guías como para que acepte ese aserto tan reduccionista y no tan inocuo como parece pretender en primera lectura.

Las guías no son objetivas. Yo tampoco lo soy. La diferencia está en que ellos venden objetividad, si bien lo hacen por ausencia de afirmación de la misma; lo cual tiene su güasa teniendo en cuenta los intereses comerciales provenientes de la venta de las mismas, publicidad, exportaciones/importaciones, etc. A esto hay que añadir el efecto colateralmente bastardo de los puntos. En distintas partes de la cadena de montaje industrializante de los vinos hay elementos que utilizan los puntos otorgados por tal o cual gurú para incrementar el precio de los vinos. ¿Es esto correcto? Ni sí, ni no, es sólo cuestión de economía de mercado. Algo aséptico en un principio, pero teniendo en cuenta los anteriomente esbozados intereses económicos, pues permítame amable lector que observe el paisaje con desconfianza. Ceja arqueada, en la mano izquierda una copa de vino y en la derecha la navaja barbera. Por si acaso.

Después vienen los “¡válgame Dios!” cuando algunos usuarios ven que sus vinos preferidos no obtienen los puntos que ellos esperaban, distribuidores y vendedores observan que sus apuestas no obtienen la bendición de esos puntos y algunas bodegas tampoco obtienen los puntos y promoción que habrían esperado…¿Qué ocurre cuando se pierde el favor del emperador?

Quizá existan guías y escritores de idem que merezcan la pena, pero hay tantas cosas que leer y tanto vino que beber que no me merece la pena el esfuerzo, el tiempo y el dinero que habría que emplear en ello. Quiero, no obstante, explicitar que esta particular diatriba mia no va contra ninguna guía concreta, si no contra el concepto mismo que estas representan. Creo en lo más íntimo de mi, que si tuviera que comprar una guía de vino escogería ‘Historia de la Belleza’ de Umberto Eco. De este modo, y hasta que observe lo contrario, guías buenas: ninguna. Eliminemos todas de nuestras bibliotecas (quien las tenga) y que Dios reconozca a los suyos.

No sé que mecanismo mental hace que este tema me traiga a la memoria este vídeo.

Nota: La imagen correspondiente a la película ‘Los Diez Mandamientos’ proviene de
http://trouble.philadelphiaweekly.com/

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: