Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘10-20€’ Category

Aquí viene uno de mis productores preferidos en Vouvray. Lo conocí el año pasado cuando estaba de mudanza España/Alemania y aprovechamos para hacer una parada en el camino y meter unas botellas en el maletero. En esta entrada combino las notas que tomé entonces y en botellas consumidas en casa y lo que probamos en el Salon des Vins de Loire.

Este productor se encuentra en el Vallée de Cousse, en la aldea de Vernou-sur-Brenne, ligeramente apartado del nucleo de Vouvray y de la orilla del Loira. El terreno es más ondulado y está salpicado de bosques y viñas de Chenin Blac y alguna que otra cepa de Grolleau y Cot. Este productor cuenta con 14 hectáreas de viñas divididas en distintas parcelas que se asientan sobe suelos de arcilla, pedernal y caliza. Se practica una agricultura lo mas biológica posible, pero sin locuras. En 2009 por ejemplo hizo falta un helicóptero para tratar las viñas y no perder la cosecha como consecuencia de las lluvias a principios de verano. Los vinos van de secos a muy dulces, como es normal en la zona y se elaboran unos interesantes espumosos también. Las fermentaciones se realizan en barricas de 600, 500 y 450 litros, no nuevas. Los petillant se elaboran por el método tradicional y la presión final del vino es de unas 3 atmósferas. La razón es que los vinos cuentan con una notable acidez y si se dejasen a 5 atmósferas, como en Champagne, esa acidez se tornaría algo molesta.

Vouvray Petillant, 2004, magnum. Comenzó raro el vino, con una nariz sucia, aromas a sudor, en boca si que andaba fresco y mineral, pero complicados estos aromas iniciales. Poco a poco se va limpiando y el segundo día si que estaba bien disfrutable, mas frutal floral, burbuja fina y muy buena acidez.

Vouvray Petillant Brut Non Dosé, 2008. Corto en nariz, algo dominado por las levaduras, es un vino por hacer todavía. En boca con buena estructura y nervio. El 2006 probado el año pasado estaba bastante mas expresivo, cítrico, algo de frutos secos, pan y muy calizo. Aunque también anoté que mejor guardar la botella que me queda.

Vouvray Petillant Brut, NV (2007). Se muestra más hecho, la fruta se hace más evidente en nariz y en boca la acidez esta bien recogida por ese ligero dosage, final mineral y agradable. Interesante sería beber esto en un desayuno de esos de domingo…

Touraine Rosé Petillant, NV (2006). Uno de mis vinos preferidos, es un coctel de fresas y piedras en la copa con burbujas en boca. Cuando probé esta añada el año pasado estaba algo rara, con aromas de fermentación algo sucios en nariz. Ahora mismo está magnífico, en boca muy buena acidez, seco y mineral, a pesar de que creo que tiene algo de azúcar residual. En una botella el otro día en casa además encontramos sorprendentes notas de queso en nariz. Hay más botellas en casa de este Cot/Grolleau petillant, así que seguiremos reportando.

Touraine Rosé Petillant NV (2004). Probado en febrero 2009. Fruta roja fresca, sobretodo frambuesa, buena mineralidad. En boca muy buena acidez, algo láctico, burbuja fina, final ligeramente amargoso y mineral. Muy bueno.

Vouvray Sec, 2007. Este vino es un cuchillo, no apto para no tolerantes de la acidez. Directo y mineral, fresco aunque algo apretado y austero, habrá que ver hacia donde evoluciona.

Vouvray Demi-Sec Silex Noir, 2007. (Marzo 2009). Comienza mineral y muy apretado en nariz, al día siguiente mucho mas abierto, salen notas cítricas, mandarina, flores blancas y un punto herbáceo de fondo. La boca esta todavía por domar, con una acidez que domina en primer plano, aparenta ser completamente seco. Alguna punta salada en la mineralidad. Final largo. Para guardar una temporada.

Vouvray Demi-Sec Silex Noir, 2008. Más maduro, frutal y expresivo en nariz que el 2007. Buen volumen en boca, con la acidez marca de la casa que le da frescura, largo y mineral en el final. Muy bueno.

Vouvray Demi-Sec Trois Argiles, 2008. Este vino suele ser más expresivo y que el Silex Noir, así que en esta rica añada tenemos un vino realmente delicioso. Nariz con abundantes aromas donde la fruta y una intensa mineralidad se entremezclan. En boca es amplio pero equilibrado y muy largo. Tengo botellas en casa, costará guardarlas.

Los 2009 están todavía haciéndose, pero me parecieron vinos magníficos. Habrá que ver que tal quedan al final. Ahora mismo el Silex esta mas frutal que el Argiles que muestra una mineralidad impresionante.

Vouvray Demi-Sec Cuvée Tradition, 2006. Este es el vino semi seco que se suele sacar en las añadas normales. Solo en las añadas que merecen la pena se separa en las dos cuvées mencionadas anteriormente. El vino esta muy bebible ahora mismo, enfocado y mineral en nariz, quizás algo falto de profundidad en boca.

Vouvray Moelleux, 2003. Este vino ya lo comenté aquí con anterioridad. No me repito en detalles, en vino sigue en perfectas condiciones, ricos orejones, miel y pasas en nariz, de trago fácil en boca. El 2005 con esas claras notas de botritis y más fresco en boca. Buen vino.

Vouvray Moelleux, 2008. Todavía en los toneles. El vino esta espectacular en nariz, goloso y fresco a la vez. Aunque es en boca donde es una bomba, con una acidez impresionante, largo, muy largo. Habrá que conseguir de esto cuando salga al mercado.

Vouvray Licoreaux, 2003. Viene a ser el premiere trie en un año donde no se dio la botritis. Algo cerrado en nariz, pasas, miel, en boca rico y jugoso. Con una acidez sorprendente para ser de esta añada de los calores (100 gr/L de azúcar residual y unos 6 gr/L de acidez).

Vouvray Cuvée de Botrytis, 2005. Un vinazo del que guardo alguna botella, y que ya he comentado en el blog con anterioridad. La botritis se deja ver en nariz, pero la mineralidad del vino es impresionante. En boca es un vino poderoso, con sus 152 gr/L de azúcar residual es una explosión de fruta madura en buen equilibrio con los 6.3 gr/L de acidez, largo. Mas cerrado ahora mismo que las veces anteriores que lo he probado. Ya no tocaré más botellas hasta dentro de unos años.

Vouvray Cuvée de Botrytis, 2009. Esta fermentando todavía y eso se hace evidente en nariz. Pero la boca es impresionante. Para amantes de la acidez, con esos 8.9 gr/L de acidez, menos dulce que los anteriores (93 gr/L). Compraré cuando salga y guardaré porque esto promete.

Entrada a la "sala de catas" de Pinon.

En general muy buenos vinos en toda la gama. Quizás los secos algo austeros y difíciles, pero el resto son vinos bien enfocados, de corte mineral, sinceros y además en un rango de precios moderado.

SCEA François Pinon
55 rue Jean Jaurès, Vallée de Cousse
37210 Vernou sur Brenne, France
Tel. +33 (0)2 47 52 16 59
francois.pinon@wanadoo.fr
Anuncios

Read Full Post »

Me gusta la niebla, me gusta sentirme rodeado y abrigado por ella; por esa niebla que ahoga sonidos y aumenta otros a su antojo. Me gusta la niebla que convierte la vida en un todo difuso, en un algo sfumato.

Como la vez primera, niebla con lentejas y boletus. Sencillo, cálido. Ayer puse las lentejas en remojo. Hoy lo habitual, cocerlas con las verduras conocidas: Laurel, ajo, cebolla, zanahoría. En los últimos minutos de suave cocción añadimos un par de boletus limpios y picados. Rarezas compartidas con el plato ya servido, una pizca de vinagre.

En las copas un vino de niebla, en su vez primera. G.D. Vajra Langhe Nebbiolo; un vino que te abraza y abriga en el bosque umbrío.

Nota: Fotografía de Niebla sobre el Ebro perteneciente a Rafael Castillejo

Read Full Post »

No será la primera vez que diga que los vinos de Borgoña se cuentan entre mis preferidos, sobretodo en tintos. La Pinot Noir de esta región francesa produce el estilo de vinos que mas se ajusta a mis gustos personales. El problema… el precio. No debo de ser la única persona con estos gustos y la demanda, junto a muchos años de tradición vinícola, provoca que los precios no sean exactamente comedidos como para favorecer su consumo diario, sobretodo para mi maltrecha economía. Esto quizás sea especialmente cierto en un país como España, donde por un lado, resulta fácil encontrar una buena cantidad de vinos nacionales de menos de 10€ con una calidad mas que aceptable. Y por otro lado, los importadores nacionales, o bien se limitan a una serie de productores de renombre o bien se concentran en las cuvées mas prestigiosas de las bodegas, olvidando los vinos básicos genéricos. De forma que se hace complicado encontrar vinos de esta región por menos de 20 €. Por suerte entre Alemania/Holanda, el panorama cambia bastante y el vino “barato” no está tan menospreciado como en España, así que he podido disfrutar ultimamente de algunos vinos interesantes.

Drouhin Bourgogne Pinot Noir 2007. Rojo picota de media capa. Comienza algo animal el primer día, dando aromas cárnicos-ahumados en primer plano, con algo de flores secas y sotobosque de fondo. Al abrirse sale fruta fresca tirando a cerezas y frambuesas y un fondo levemente especiado. Frescura en boca, tanino suave, leve amargosidad y una ligera terrosidad agradable en el final. Muy rico y de trago fácil, acompañó igual de bien a una tortilla de jamón sobre pan con tomate, que a una ensalada. Versátil y muy correcto para costar sobre los 8€. Repetiré.

Drouhin Laforet Chardonnay 2007. En este caso otro blanco de chardonnay báscio, similar al recientemente comentado en un anterior post, pero incluso algo mas barato (7.80€). El vino resulta menos mantequilloso que aquel y en este caso la fruta es algo menos cítrica, mas tirando a piña y asoman claros aromas de almendras. Jugoso en boca, redondo pero con una acidez mas que correcta. Excelente vino de introducción a esta variedad. El mismo día que comí con este vino, luego en una fiesta me toco sufrir un vino de la misma variedad pero de Navarra, que luego averigué que cuesta mas o menos lo mismo. En fin, sin comentarios.

Pierre Bourée Bourgogne 2006. Ya nada mas servirlo en la copa se advierte por el tono y la capa que nos encontramos ante un vino de estilo muy clásico. Nariz con fruta roja fresca, cerezas sobretodo. Especias y suaves aromas que recuerdan a la crianza en una barrica no muy nueva, y leves dejes florales completan la nariz. En boca fresco, con un tanino suave y equilibrado por la buena acidez, lo convierten de nuevo en un buen compañero de la comida. En navidades lo tomamos con unos canelones y de maravilla. Un amigo me comentaba en Facebook que lo había tomado igual de exitosamente con un cocido. No se lo pierdan, esto es un valor seguro. Lo trae a España Bodegas Aldonia y si no me equivoco en Madrid se puede encontrar en La Fisna.

Nicolas Potel Volnay Vielles Vignes 2006. Aprovechando una oferta pille este village de negociant a unos 17€. Se nota que en este caso estamos hablando ya de un escalón superior, en cuanto a calidad, ya que este es un village, de esa preciosa villa vinícolamente hablando que es Volnay. Mientras que los vinos anteriores, se encuentran bastante asequibles y listos para el consumo, en este caso no vendría nada mal algo mas de guarda. Al principio estaba muy cerrado, costó que asomara esa fruta roja, algo golosa, en combinación con una buena carga floral de lilas y violetas. Un puntito vegetal en forma de hojarrasca al fondo y una buena carga mineral. Tostados sutiles nada molestos. En boca muy buena acidez, tanino bastante presente, el vino pide algo de guarda para armonizar esta boca. En todo caso rico y agradable.

Meo Camuzet Bourgogne 2001. Encontré unas cuantas botellas de este vino a unos 18€ y pensé que estaría en buen momento de consumo. Y vaya que si. Rico, fresco, con una nariz expersiva, no excesivamente compleja, pero muy agradable, frutal y sobretodo mineral, mas terroso que los vinos anteriores. En boca muy equilibrado y agradable. Hace poco bebí el mismo vino, pero del 2005 y no se puede decir que este esté nada agotado. La principal diferencia que encontré, es que aquel 2005 mostraba una fruta quizás algo mas madura y el tanino estaba mas presente. Muy bueno.

Y próximamente en este blog… Chenin, Cabenet Franc, Sauvignon Blanc y Melon de Bourgogne! Adivinan la región? Si el Valle del Loira me espera, visitaremos el Salon des vins de Loire, La Rennasaince des AOC y por supuesto unas cuantas viñas y bodegas. Espero poder relatar las aventuras a mi regreso.

Read Full Post »

Foradori 2005

Foradori 2005

La botella es bonita y elegante, claramente italiana. FORADORI, así en mayúsculas, es casi lo único que se puede leer en la etiqueta. 2005 ¿Qué tal añada sería? Ni idea, mejor descorchar y ver que sale. Interesante, ¿le gustará a Sara? Dejo la copa en la mesa y me pongo a otra cosa.

¿Lo has probado ya?

A ver… esta bueno, bastante bueno.

Si, a mi también me lo parece. Buena fruta, bien concentrada, ciruelas y moras,  la barrica esta presente, pero no me molesta, tan solo acompaña al fondo. No tiene pinta de ser nueva, pero si muy bien empleada. No es la primera vez que pruebo un vino de esta variedad, anteriormente fue el Granato, supuesto hermano mayor. Parece que este me gusta más, creo recordar que aquel otro era más goloso y la carga de madera se hacía más evidente.

Es italiano, Teroldego Rotaliano se llama la uva.

¿De dónde en Italia?

Por norte, entre Milan y Venecia, cerca de Trento.

Mmm, está pidiendo un trago. La boca parece que sigue en consonancia. Potente, con buena estructura tánica y buena acidez, pero todo en equilibrio . Me gusta, si.

¿Cuánto te ha costado?

Espera que mire, no recuerdo bien. En la web de la tienda sale también el 2006, un euro mas caro, aunque posiblemente este esté ahora mas bebible, ¿será el 2006 realmente mejor, o esto de los precios simplemente consecuencia de la demanda por el vino mas joven?  15.50 € me costó, no es barato.

No, ya, pero esta bastante bueno y para lo que se puede conseguir por aquí, no esta mal.

El final es largo, especiado, ligeramente amargoso, por retronasal devuelve esa fruta, madura en su justo punto. Si, me ha gustado, mucho. Este vino es de mi estilo. Volveré a por más botellas, pasa a mi lista de vinos favoritos. Recuerdo que Manuel Aguinaga me habló muy bien de este vino en el pasado y tenía razón.

Read Full Post »

Mientras leo como en España las temperaturas abrasan y fuerzan a consumir blancos principalmente, aquí el tiempo permanece bastante primaveral, con lo que puedo seguir tomando tintos siempre que me apetece, sobretodo si son del estilo de este productor al que dedico la entrada.

No es la primera vez que hablamos de los Beaujolais en este blog, ni será la última. Esta zona se sitúa al sur de Borgoña y al norte del Ródano, así que no es descabellado pensar que podamos encontrar buenos vinos aqui. La uva cultivada principalmente es la Gamay, que en combinación con los suelos arcillosos, arenosos y graníticos va adar lugar a vinos frescos y agradables, bastante alejados de la moda por el vino grande y potente. Lamentablemente la zona sigue pagando la merecida mala fama ganada durante los 70-80, cuando se abusó de elevadas producciones, generando un producto de pobre calidad. Aquí se produce casi tanto vino como en el resto de Borgoña y si añadimos que la orografía es bastante accidentada, con gran variedad de suelos y exposiciones, es de suponer una importante inhomogeneidad en los vinos. Pero si sabemos buscar bien, esta región vinícola ofrece hoy en día un buen puñado de productores de calidad que merece la pena probar, sobretodo en vinos procedentes de alguno de los diez Crus de Beaujolais. Aqui os dejo unas notas de unos cuantos vinos de JP Brun, Terres Dorés, consumidos recientemente.

El Terres Dorées Beaujolais Blanc 2007 (12%), consiste en un Chardonnay, que no ve nada de barrica y que se cultiva sobre suelos principalmente calizos con algo de arcilla. El clima es mas cálido que en la Borgoña y eso se nota, en una nariz de buena intensidad, con una buena carga frutal, alguna suave nota mantequillosa y marcada
mineralidad. En boca amplio y de nuevo mostrando esa fruta bien marcada y una vibrante acidez. Me da la sensación de que con uno o dos añitos más de botella puede estar muy interesante, por poco mas de 10€, me compré alguna botella que ya reposa para el experimento.
Beaujolais L’Ancien, 2006 (12%) es lo que me estoy bebiendo ahora mismo. Vino ideal para días primaverales, alegres frutillos rojos, sobretodo cerezas se combinan con lilas y violetas, decorado por algo de sotobosque, deja una nariz sencilla pero resultona. En boca un tanino suave, bien compensado por la acidez, junto con esos agradables 12 grados, lo convierten en un buen amigo de la comida. Perfecto para beber sin complicaciones despues de un dia no del todo agradable en el trabajo.

Côte de Broully 2006. Broully es uno de los Crus mas amplios del Beaujolais y en el centro de esta zona, se encuentra el Mont de Broully rodeado de viñedos, constituyendo uno de los Crus mas sureños. El vino se muestra como un buen ejemplo de lo que da la región. Mucha fruta roja en nariz, mineralidad marcada que recuerda un tanto al origen volcánico de la región. En la boca muestra mas estructura que el anterior, pero siempre conservando la frescura en primer plano. Rico, la botella se termina rápido y como podéis ver en la foto, lo pillé de oferta.

Y ya acabo con un Morgon 2005, una de las mejores añadas recientes para esta región. Impresionante vino que demuestra que estos vinos, no solo se pueden disfrutar en su frutal y juguetona juventud, si no que aguantan bien la botella. La nariz no es de gran intensidad y requiere tiempo para abrirse. La frambuesa y la cereza junto con las lilas, son otra vez las notas dominantes, pero en este caso hay mas complejidad, aparece algo vegetal como a hoja de tabaco, notas suavemente ahumadas y el sello característico de los suelos de basalto y granito que predomina en el que es mi Cru favorito del Beaujolais. En boca sigue todavía muy joven, carnoso, con una marcada frutalidad, taninos muy finos y largo en el final. Por criticarle algo, en nariz me da la sensación de que anda algo cerrado en estos momentos, habría que esperarlo mínimo un par de años mas a ver como esa tierra va ganando protagonismo sobre la fruta. Creo que me costó como 14-16€, un chollo para lo que ofrece.
Una entrada en el blog sin rieslings para intercalar un poco. Por cierto, aunque yo los he comprado en Holanda y Alemania, desde hace poco estan disponibles en España en La Universal de Vinos.

Read Full Post »

Estas dos palabras son las que uno más fácilmente puede encontrarse al ir al supermercado, o al dar una vuelta por la plaza del mercado, al comer en la mensa, en cualquier restaurante o simplemente de camino al trabajo al pasar por al lado de alguna de las granjas que hay de camino. Fresas y espárragos, se adueñan de la gastronomía local al llegar el mes de Mayo. Pues bienvenidos sean, ya que son dos cosas que me encantan.

Durante todo este mes he podido disfrutar de buenos y ricos espárragos y ahora comienzan las fresas locales, que simplemente son ESPECTACULARES, no necesitan ni azúcar ni nada, con quitarles las hojillas y lavarlas un poco basta para disfrutar de estos caramelitos. Supongo que con nata de esta que también esta bastante buena aqui en Alemania deben de estar de lujo, pero de momento trato de evitar esas calorías. Con lo que cuesta encontrar buenas fresas en España, es un gustazo disfrutar de estas pequeñas fresas de intenso sabor y, sobretodo, a precios comedidos. Porque en España también puedes encontrar muy buenas fresas, pero eso si, te puede salir la minibandejita por un riñón. Como este fin de semana he podido disfrutar de ambas cosas, aquí os relato un poco de que las he acompañado.

Los espárragos no resultan fácil de maridar. Tienden a dar sabores metálicos no del todo agradables con el vino. Pero bueno, como he dicho en otras ocasiones, no es que sea yo un maniático de los maridajes. Estando en este país, he tirado de lo que tengo mas a mano, rieslings. En este caso de uno que me ha parecido magnífico, el Pfalz riesling trocken 2007 de A. Christmann. Un Qba (por tanto baratillo) que os recomiendo a todos, de los que llaman la atención (este si que esta disponible en España de la mano de vinialia). Debo advertir que no es una bomba frutal y puede que mas de uno no comparta conmigo el entusiasmo por este vino, mas bien anda por la austeridad mineral, con unos suaves cítricos de fondo, al segundo día si que muestra algo mas de membrillo e incluso notas florales. Pero donde mas me ha gustado ha sido en boca, una tremenda acidez que le garantiza una buena evolución, buen volumen en boca y final largo y mineral. Con un poco mas de botella para que gane algo de complejidad en nariz puede acabar siendo un vino fenomenal. En este caso no creo haber encontrado una gran armonía con los espárragos, si no mas bien que el vino se impone sin problemas, de forma que no noté para nada sabores desagradables y pude disfrutar de ambos productos perfectamente.

No quiero que parezca que todo lo que bebo en básicos alemanes es maravilloso, por lo general el nivel es bueno o muy bueno, pero alguna decepción si que me encuentro. Como por ejemplo un Blau Schiefer 2007 de Dr. Loosen que bebí la semana pasada y que sin estar malo, simplemente prefiero otros. Nariz afrutada y agradable, pero en boca algo falto de nervio, “sencillo y para agradar” sería el resumen. Y ahora ando con un Kruger-Rumpf Munsterer riesling trocken 2007 Que de primeras me asustó con un contenido carbónico realmente desconcertante. Lo intenté eliminar con el vacuvin y comenzó a salir espuma! A mi las burbujitas, solo me gustan en los espumosos y esto se supone que no lo es. Al segundo día, ya mas “tranquilo”, el vino no esta mal, muy mineral, fruta blanca, suaves cítricos y una bonita amargosidad en boca y mucha piedra. Buena acidez y un final quizás algo corto. Rico sin el gas. Ambos vinos andaban por los 9-10€.

Y las fresas? Con que nos las tomamos. Bueno, pues un día me quedaba algo de sekt en la copa que había sobrado durante la cena y aunque no soy muy amigo de tomar vinos secos con dulces, hice la prueba en este caso y he de decir que la cosa no funcionó del todo mal. El vino en cuestión era el Geheimrat Dr. Albert Bürklin Brut 2007, un espumoso elaborado a partir de las castas tradicionales en Champagne, así que nada de riesling en este sekt de Bürklin Wolf. En un principio el vino se muestra de modo correcto, agradable, pero quizás demasiado sencillo. Me comentaron que acababa de ser embotellado hace escasas semanas, puede que sea la razón. La aireación le viene bien y va ganando en complejidad, saliendo notas frutales de albaricoque e incluso fruta roja (no se cuanto Pinot Noir y Menieur lleva) y sobretodo se torna bastante floral. En boca el carbónico quizás necesite algo de botella para redondearse, tiene buena acidez y un punto amargoso final agradable. La botella se bebió con facilidad, pero si pensamos que cuesta sobre los 20 €… no creo que repita. Hay burbujas mucho mas interesantes en el mercado. Eso si, con las fresas se comportó bastante bien y en este caso la pareja si que funcionó en conjunción, realzando el vino el sabor de las fresas y las fresas el del vino. Como quedaba poco sekt hubo que ir a buscar alguna otra botella, en este caso me fui a Vouvray a por una botellita del François Pinon cuvée botrytis 2005. Un vinazo, donde los 152 gr/L de azúcar se soportan con gran elegancia por una muy buena acidez. La nariz es compleja, con notas de mandarina, algo de orejones y mucha flor blanca, fresca y mineral, invita a beber y a disfrutar. Quizás demasiado vino para las fresas, este vino es casi un postre en si mismo. Un moscatel de la Axarquía hubiese estado mejor, pero no tenía ninguno a mano, así que simplemente disfruté del Vouvray.

Read Full Post »

Por fin entregué la tesis, así que en cuanto lea dentro de unas semanas ya podré volver a dedicarle más tiempo al blog. De momento voy a hacer una entrada para ir pasando cosas de las que andaba anotando en la libretilla de catas durante estos pasados meses… hay mucho material acumulado.
Para los que no lo sepáis todavía, ahora os escribo desde Alemania, donde voy a pasar los próximos 2 o 3 años. Así que, territorios nuevos e importadores distintos… El objetivo del blog era hablar de vinos que cualquiera pudiese encontrar fácil en las tiendas, supongo que a partir de ahora será un poco distinto (en mis entradas, menos mal que tengo a Jose), ya que como comprenderéis, me voy a dedicar especialmente a explorar lo que no nos llega a España. Que aunque algunos no lo sepan… hay vida mas allá de Alma, Cuvee3000, Vila y compañía.

Bueno, comienzo con unos vinitos que bebí mientras estaba en Holanda. Había leído sobre ellos en el blog de Manuel, así que cuando los vi en la tienda, decidí probarlos. Son los vinos de Cantina Terlan, de Alto Adige, en el norte de Italia, en las laderas de los Alpes. Los que he probado hasta el momento me han gustado bastante, con precios comedidos, vinos sencillos (todavía no he probado los de “gama alta”) muy agradables de beber y amigos de la comida. De hecho ahora mirando la web de la bodega, veo que sugiere
n sus sauvignon blanc como acompañamiento de los espárragos, ahora que estamos en temporada, no me parece mala idea, ya lo probaré con los ricos espárragos que hay porzona ahora. Comencé por el básico, el Pinot Bianco Classico 2007, por 8.50 €, me pareció buen punto de partida. Amarillo pajizo pálido, con leves destellos verdosos. En nariz unas notas de pera madura se imponen sobre suaves herbáceos, el vino pasa 6 meses sobre lías y esto se nota con unas claras notas de brioche. En boca tiene buen volumen, con una acidez correcta, se bebe de forma agradable con un final amargoso con recuerdos minerales. Buen vino de diario.
De los vinos de parcelas he probado el Winkl 2007, un sauvignon blanc bien enfocado, con notas de hierba recién cortada en primer plano, que se combinan con fruta blanca con leves guiños a la tropicalidad, pero sin e
mbriagar. Tiene algo especiado como de nuez moscada y un final calizo. En boca ligeramente untuoso, con buena acidez. Aquí la fruta tropical se hace mas evidente combinada con unas notas ligeramente amargosas en el final. Muy rico.
El Vorberg 2006, se trata otra vez de un Pinot Bianco, procedente de unas viñas en pendiente con suelos arenosos y con gravas profíricas. De color amarillo pálido con destellos verdosos, el primer día se muestra hermético y austero, mineralidad y poca cosa mas que destacar. Al segundo día se abre, mostrando una fruta blanca madura, manzana y con un pequeño adorno de albaricoque, suaves notas mantequillosas y de nuevo aromas de campo de trigo. Parece mostrar incluso algo de frutos secos. En boca quizás es algo alcohólico (13.5%), aunque con buena acidez, ligeramente untuoso y bastante mineral en el final. Esta fermentado en barricas grandes de roble y permanece sobre lías 12 meses. La madera, para nada perceptible. Buen trabajo.
También he probado el Pinot Nero, Montigl, aunque no tomé notas, creo que era el 2006. Me gustó bastante, bastante frutilla roja en nariz, con una marcada terrosidad. Los tostados apenas perceptibles simplemente otorgaban algo de ahumados. En boca buena acidez en equilibrio con los taninos, era fresco y acompañó bien a la cena.En general, buenos vinos, todos por debajo de los 12€ que creo que cuesta el Pinot Noir. A ver si pruebo el Quarz, porque el Sauvignon Blanc del Winkl me pareció muy agradable y me gustaría ver su versión superior.
Dado que estoy en Alemania, no quiero acabar este primer post, s
in mencionar el primer vino que he bebido aquí. Ha sido un delicioso básico de Reinhold Haart, el Piesporter 2007. Con sus 11.5 graditos y costando menos de 9€, me ha parecido una auténtica delicia de vino. La nariz es fresca, con una marcada por una dulce frutalidad, donde cítricos y algo de albaricoque se combinan con algunas notas anisadas, algo de heno y una buena mineralidad. En boca tiene buen volumen, la acidez destaca, suavizada posiblemente por algo de azúcar residual. Es donde mejor esta el vino, da la sensación de que tiene cuerda para rato. Voy a tratar de hacerme con más botellas y a ver si consigo guardarlas un tiempo. Será difícil, porque ahora mismo esta muy rico.
De la misma bodega abrimos el pasado fin de semana un Goldtröpschen Spätlese… prefiero no comentar nada, fue un crimen abrir un 2007 ahora mismo. Todo lo que va de kabinett para arriba, requiere unos años para ser disfrutado como es debido.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: