Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Catálisis’ Category

Continuando con nuestros miércoles vínicos de catálisis, ayer tocó estudiar el efecto de una añada en un vino. La idea se me ocurrió mientras visitaba la bodega de François Pinon en Vouvray, al probar los vinos y encontrarme unos interesantes Moelleux del 2003 y 2005 a la venta. De esta visita hablaré con detalle mas adelante.

2003 la añada de la canícula produjo vinos voluptuosos y que están entregando lo mejor de ellos mismos en los primeros años, ya que como consecuencia de esos calores, la acidez no se mantuvo en los habituales niveles de Vouvray. La 2005 por contra, aunque también sufrió un seco y caluroso verano, no llegó a los excesos de la 2003 y las noches frescas ayudaron a conservar acideces elevadas, resultando los vinos de esta añada realmente magníficos en casi todo lo que he podido probar.

Así pues el experimento era comparar dos vinos del mismo productor, zona, variedades y tipo de elaboración y mostrar el efecto de las añadas, algo de lo que muchas veces hablo en nuestras sesiones catalíticas. La climatología y el efecto de la añada es parte del terroir y pienso que es bonito tener esta variedad entre añadas, mientras algunas bodegas buscan la uniformidad, año tras año, considero positivo poder sentir el año de la cosecha en la copa cuando bebo un vino. Ya sea para bien o para mal.


El Moelleux de 2003 se mostró nada mas servirlo bastante expresivo en nariz, con mucha manzana asada, fruta madura y leves recuerdos de miel, sobretodo frutal. En boca era donde claramente mostraba el efecto del 2003, donde aparecía el dulzor, solo recogido por una amargosidad de fondo, se bebía con facilidad y era agradable y de hecho si no se hubiese comparado con lo que venía después, hubiese merecido buenos elogios por parte de los compañeros… peeeeero, ahi estaba un impresionante 2005 esperando. Comenzó justo al contrario que el anterior, mas cerrado, pero fue destacable la evolución en la copa, donde crecía constantemente. En nariz una piña madura se combinaba con notas cítricas de mandarina y cáscara de naranja, flores blancas, suaves recuerdos de miel y piedra de fondo. En boca la diferencia era notable, este vino se mostraba voluminoso, con una gran acidez y concentración, todo formando una unidad con los azúcares, en equilibrio, con una ligera amargosidad final muy agradable y tremendamente largo.

Charlando con François Pinon, me comentó que el 2003 sería mas del gusto de los españoles ya que tiene una acidez mas comedida. Pues de 9 personas, solo 1 dudó en cual prefería, el resto lo tenía muy claro, el 2005 ganaba por goleada. Los vinos creo que gustaron bastante. Creo que este mundo de los vinos dulces no empalagosos esta por descubrir para mucha gente.

Por si queréis saber los precios, 12€ el 2003 y 14€ el 2005, comprados en bodega, un auténtico chollo para unos vinos de esta calidad.

Read Full Post »

Casa Castillo y almuvedreEl número de asistentes a los miércoles de catálisis ha vuelto a aumentar y de nuevo estamos con fuerzas para tomar un par de vinos por sesión. Después del interesante Nita de la semana pasada, seguimos en el Mediterráneo, pero nos desplazamos mas hacia el sur, en concreto a Alicante para probar la propuesta en Monastrell joven que nos trae Telmo Rodríguez, el Al Muvedre 2007, y todavía mas al sur hasta Jumilla donde se elabora el Casa Castillo Monastrell 2006. Mi idea era comparar un par de monastrell con estilos bastante distintos, el de Telmo me ha parecido un vino bastante diferente a lo que se hace en la zona, con menos color, supongo que con maceraciones cortas y madurando la uva menos que los vecinos. La nariz del vino se muestra inusual, bastante fresca, con algo de ciruelas, leves notas especiadas y sobretodo una buena carga floral. No obstante se aprecian abundantes notas vegetales que no a todo el mundo agradó. En boca de nuevo aparecen estas notas verdosas, con buena acidez y algo de terrosidad, a mi particularmente no me desagrada y por unos 4€ me parece una buena compra. Aunque creo que es un vino de marcada personalidad y que chocará bastante con los gustos de la gente.

En el grupo no acabó de convencer, sobretodo porque el compañero de mesa fue ese excelente Monastrell de Casa Castillo. Tremendamente frutal en nariz, mucha fruta negra, ciruelas maduras y algo de higos, también da alguna nota láctica de yogur de frutos del bosque, aromas mediterráneos balsámicos y terrosos con aromas florales de violetas al final. Expresivo y agradable, sin empalagar. En boca es goloso con una correcta acidez, se bebe con suma facilidad y el alcohol lo integra muy bien. Muestra una ligera amargosidad al final que no me desagrada. La madera no se nota para nada, me figuro que los 6 meses que pasa en barrica, será madera usada. Muy rico este vino, por unos 8€ da una RCP bastante buena. Otro detalle, la botella y la etiqueta me parecen muy bonitas, elegante presentación y muy acertada para el vino. De las etiquetas que mas me gustan en el mercado. (En la foto esta manchada, perdón por poner etiquetas manchadas, no sabía que hay gente a quien esto molesta). Hubo unanimidad y todos se quedaron con el Casa Castillo, que creo que gustó bastante.

Read Full Post »

Catálisis x7

Tengo esto un poco abandonado. En catálisis seguimos reuniéndonos semanalmente sin falta, así que aquí va un pequeño resumen de los vinos que hemos estado bebiendo.

Patrick Baudouin Anjou Villages 2002, 11.5%, Este vino del Loira esta elaborado a partir de cabernet franc y cabernet sauvignon, con una leve crianza en barrica, malolácticas no provocadas (al pasar el invierno) y mínimo azufre añadido al embotellar, elaborado a partir de agricultura ecológica. Aparece con un color rojo picota de media capa, con algo de sedimento en suspensión. La nariz es de media intensidad, comienza algo reducido, luego se limpia, dando notas de fruta roja, notas vegetales y florales, con una mineralidad bastante marcada, que se mantiene en boca, unida a una acidez elevada, da una sensación bastante secante, como chupar una piedra. Conserva algo de carbónico. Un vino rarillo, no para todos los públicos, a mi no me disgusta, aunque el precio Lavinia es algo elevado (creo que unos 9€). Para mi sorpresa, la gente lo recibió bastante bien.

Marcel Lapierre Morgon 2006, 12.5%. En este caso es el embotellado sin filtrar pero con sulfuroso. Este vino es una clara demostración de lo bien que se pueden hacer las cosas en Beaujolais, y que no todo es el Bojo Noveau. 8 meses de crianza en barrica y maceración carbónica parcial. De color rojo picota amoratado, de media capa. En nariz muy marcado por fresas, algo de piruleta, cuesta abrirse, al rato da alguna nota metálica, rosas, ligeras notas herbáceas y bastante piedra. El paso por boca es ligero, con muy buena acidez, tanino suave y un final bastante largo y agradable. Me ha parecido inferior al 2005.

Fuentenarro Vendimia Seleccionada 2005, Ribera del Duero. Vino de la variedad Tinto Fino (Tempranillo), procedente de viñedos en La Horra (Burgos). El vino hace la maloláctica en barricas nuevas de roble francés y americano y tiene una crianza posterior en barrica de 8 meses. La botella le ha venido bastante bien, de color rojo picota de capa media-alta, en nariz comienza algo marcado por notas balsámicas, pero ya no es tan evidente la madera como lo era hace un año. Tiene buena fruta, fresas y frambuesas maduras, ciruelas en licor, alguna curiosa nota de cáscara de naranja con notas lácticas y un fondo de cacao. En boca esta bastante pulido, suave tanino, correcta acidez y buena amplitud. Es bastante largo.

Tres Patas 2005, Méntrida. Este garnacha (80%, el resto Syrah) de Bodegas Canopy, también hace la maloláctica en barica y tiene una crianza de 8 meses en barrica, (50% nueva). De color rojo picota granatoso. Le cuesta abrirse en nariz, al rato sale fruta roja, y negra, notas de cacao y poco más. El alcohol está quizás demasiado presente y eso que lo servimos frío. En boca tanicidad marcada, frutoso, correcta acidez y final levemente amargoso. No se, no acabó de convencerme. Ya probaré el Malpaso a ver que tal.

Tauri 1998, Antonio Caggiano Azienda agrícola, 12%. Este Aglianico dell’Irpinia que tenían en Lavinia por 16€ me pareció un buen ejemplo, económico, de un vino mas evolucionado, pero en buen momento de consumo. De color rojo picota de media capa, atejado en el ribete. Daba una nariz de media intensidad pero bastante profunda y compleja, buena fruta roja, alguna nota terrosa de hongos, cueros, hoja de tabaco y una marcada mineralidad. En boca estaba muy bonito, con un tanino muy pulido y una excelente acidez, demostrando como se pule un vino con 10 años cuando tiene una buena estructura. Solo 8 meses de crianza y seguramente roble no nuevo. Que nadie piense que la fórmula del roble nuevo y muchos meses es indispensable para que un vino dure.

Fianza 2006, Férez. Vino del amigo Jose Alberto, que nos dio una botella para probarla con los compañeros del trabajo. Es un tempranillo en un 85% y 15% de cabernet sauvignon y que pasa alrededor de un año en barricas de roble frances, creo que de 1 año. Color rojo picota amoratado bastante intenso. La nariz en este momento esta complicada, el vino necesita mas botella, esta demasiado marcada por la barrica ahora mismo. Lo hemos decantado una hora y deja entrever frutos rojos y negros, notas de cacaos, monte mediterráneo, tinta, especias y balsámicos. En boca esta botella ha salido bastante mas amable que la que bebimos el otro día en Férez. La decantación le ha ido bien, el tanino sigue bien marcado pero ya no molesto y conviene servirlo controlando la temperatura para que no se vuelva cálido en exceso. Comparando con el 2005, me quedo con el anterior, al menos en estos momentos. A este habrá que esperarlo en botella para ver si integra la barrica.

Luberri 2005, 13.5%. Un vino en el que Jose y yo coincidimos plenamente. Este maceración carbónica está muy bueno y a un precio bien interesante. Se ofrece como el producto ideal para estos días de sol-nube-lluvia-sol. De color violeta-amoratado, media capa. Tiene una bonita e intensa nariz con mucha fresa, algo de piruleta y bastantes notas florales (pétalos de rosa comentaban) y algo de regaliz. En boca ligero y agradable, correcta acidez y leve amargosidad final. Me gusta, se esta llenando mi vasija de corchos de tapones azules (gasta tapón de silicona azul). Buena RCP.

Enate Rosado 2007, Somontano. Hicimos un día de rosados, a ver si conseguía convencer a alguien de que hay rosados interesantes. Pero, a pesar de que bebimos, lo que a mi parecer, son dos buenos rosados, la gente dijo que preferían blancos o tintos. Este rosado de cabernet sauvignon aparece con un bonito color rojo frambuesa. Es intenso y fresco en nariz, aparecen muchas fresas ácidas, sobre hierba recién cortada, recuerdos especiados a pimienta y algunas notas calcáreas. En boca tiene una buena acidez, llego a notar incluso ago de tanicidad, una buena amplitud y un final correcto. Me encanta este rosado. Sencillo, fresco y muy satisfactorio. (pH 3)

Gran Caus Rosado 2006, Penedés. Rojo fresa, pero algo mas oscuro, brillante.
Comienza cerrado, solo da unas notas de frutos del bosque bien maduros e incluso en boca aparece algo aguado, pero poco a poco va a mas, gana en nariz, sale algo de melocotón y albaricoque, alguna nota especiada y un fondo de piedra calcárea.
En boca aparece algo goloso, pero con muy buena acidez, bastante mineral, con un final con recuerdos a regaliz. Muy rico, mucho mejor con bastante aire, comparé alguna mas y guardaré a ver hacia donde evoluciona esto. (pH 3.06)

Goisot Exogyra Virgula 2006. Este es un vino de sauvignon blanc, pero de Borgoña. La única zona en borgoña que tiene autorizado el empleo de esta variedad es St. Bris. Es un vino que me gusta mucho, con un precio en Francia de 5.30€, da una RCP magnífica. Aqui en España lo lleva La Part dels Àngels y ya toca pagar el doble, pero aun así, este vino se comería a muchos Sancerre. Sin barrica, pero con una crianza sobre lías de unos 8 meses en depósitos de acero inoxidable. El vino tiene un color amarillo pajizo bastante brillante, completamente limpio. La nariz es muy mineral, con notas cítricas y herbáceas, se nota el paso sobre las lias con notas de bollería, también da unos leves anisados. En boca se muestra bastante amplio, graso y equilibrado con una marcada acidez, muy mineral y con una leve amargosidad final. Me encanta. Hubo gente que se quejó de exceso de acidez (pH 3.18).

Blanco Nieva Pie Franco 2006, Rueda. El rico verdejo de Pepe que tantas alegrías me suele dar. En este caso lo comparamos con el fermentado en barrica de la misma bodega. Sobra decir cual es el que mas me gustó. En general hubo preferencia por la frescura del pie franco, frente al fermentado. Pero gustaron ambos vinos. El pie franco, aparecía con un color amarillo pajizo pálido con leves reflejos verdosos. Nariz de media intensidad pero con mucha profundidad. Notas de heno y minerales se imponen, tiza, algún toque especiado y notas cítricas con un suave melocotón amarillo. Cuando le das más tiempo de aireación se vuelve más herbáceo. Recuerda a un campo en primavera, cuando esta verde. En boca tiene muy buena acidez (pH 3.13 le hemos medido), buen paso, recuerdos frutales y minerales con un final amargoso. Delicioso vino que no me pierdo añada tras añada. Este 2006 se bebe de maravilla en estos momentos.

Blanco Nieva Fermentado en Barrica 2006, Rueda. Amarillo pajizo con reflejos dorados. En boca la barrica se ha fusionado bastante bien con la fruta madura y los herbáceos del vino. Los tostados no lo han devorado todo, si no que asoman las notas varietales del verdejo de gran calidad que carga este vino, mezclándose, anisados y herbáceos con las vainillas y el coco. Y manteniendo siempre presente la mineralidad que también asoma con fuerza al fondo. En boca la madera no se percibe, muy buena acidez (pH 2.99 que le hemos medido), fresco y untoso con un buen final mineral.
De todos modos… sigo quedándome con el pie franco.

Viñas del Vero Chardonnay 2006, Somontano. Nunca habíamos bebido nada de esta DO aragonesa, así que hicimos un par de blancos monovarietales básicos y sin barrica, con la idea de semana a semana conocer un poco las uvas blancas. Este chardonnay no esta mal, aparece pajizo bastante pálido, no muy intenso en nariz, piña, manzana, leves toques anisados, mantequilla y algo mas de melocotón maduro al fondo. Creo que lleva una parte FB y se llega a entrever algo de tostados. En boca es ligeramente graso, correcta acidez, buena fruta, sobretodo piña y un correcto final levemente amargoso. Bien para su precio, sin complicaciones. (pH 3.4)

Viñas del Vero Gewürtztramminer 2007, Somontano. Color amarillo pajizo con reflejos dorados. Nariz intensa y madura. Fruta tropical, platano y muchas flores muy aromáticas, con algún deje vegetal. La boca sigue en consonancia con la nariz, es madura, untosa, correcta acidez, leves notas de azúcar residual, al menos parece. Mientras lo bebes, no esta mal, pero a la segunda copa cansa. No es mi uva preferida ni un vino que crea que repita en el futuro. (pH 3.26). Que nadie se ofenda por la foto, no insinuo que sean vinos de laboratorio, simplemente que estaba con la cámara en el labo y las botellas y las puse ahí.

Gaba do Xil Godello 2006, Valdeorras. Amarillo pajizo. Nariz de media intensidad, al principio daba unas notas herbáceas llamativas que no me suelo encontrar en los godellos, algo de fruta madura, peras y albaricoques, suaves notas de lías y una fina mineralidad. En boca ligera untuosidad, buena acidez, recuerdos frutales y un final algo corto. No esta nada mal por los 6-7€ que cuesta, agradable y sin muchas complicaciones. (pH 3.34) Ni idea de la elaboración, ya que poco he encontrado por la web. Aunque da menos notas de lías que el Guitián, me figuro que deben dejarlo también un tiempo sobre las mismas.

Guitián Sobre Lías 2006, Valdeorras. Seguimos el día de los godellos con este vino que me suele gustar bastante. Pasa unos 8 meses en el depósito de acero en contacto con sus lías y nada mas acercártelo a la nariz, se nota. Amarillo pajizo brillante. Bonita nariz de buena intensidad, bastante profunda, fruta madura, notas de mantequilla y bollería, flores, leves anisados y buena mineralidad. Se nota el buen trabajo con las lías. En boca es graso, con una correcta acidez, se bebe muy bien, buen final levemente amargoso. Uno de mis fijos año a año. (pH 3.3)

Read Full Post »

Tengo 3 entregas atrasadas de los miércoles enológicos de Catálisis, así que aquí vienen todas en un solo post.

El 12 de marzo el tema fue vinos jóvenes y a buen precio. Los vinos catados fueron el Borsao Selección jóven y el Gaba do Xil tinto, ambos del 2006. Los dos vinos gustaron bastante, pero la gente prefirió, por amplia mayoría, diría yo, el Gaba do Xil. Por los comentarios que escuché, la razón principal fue el contenido alcohólico y que el mencía se mostró muy amable en boca. Eran mas de 14% contra 12.5% y eso se nota bastante, pero aparco este tema para la parte final de esta entrada. El Borsao estaba como siempre, es un vino potente, pero muy frutal y jugoso, como ya he comentado anteriormente, por 3.15€ me parece que ofrece una gran calidad.

El Gaba do Xil no lo conocía, este vino gallego, de la DO. Valdeorras, lo elabora el flying winemaker Telmo Rodríguez a partir de uva mencía y no tiene paso por barrica. Cuesta unos 5-6 €. Poca información he encontrado por ahí de este vino, supongo que debe de ser la primera añada en el mercado (creo que el blanco de godello si que lleva mas tiempo en el mercado). El vino tiene un color rojo picota amoratado. En nariz es aromático pero sutil, fruta roja madura, algo de ciruelas pasas, leves notas florales y unas marcadas notas vegetales, que a mi personalmente no me molestaron. En boca nos apareció muy amable, bastante jugoso, con mucha fruta, daba la sensación de estar mordiendo una ciruela, tanino muy suavecito y correcta acidez, se bebía solo. Repetiré.

Luego llegó la Semana Santa y las bajas en el instituto fueron elevadas, de forma que el 18 de marzo solo abrimos una botella. Aprovechamos para atacar un vino dulce que me había traído del Celler de Laureano Serres. Se trataba de un interesante Txanaguer Bateana Dolç 2006. Un vino tinto dulce de la variedad garnacha peluda, de unas viñas que ya han sido arrancadas en Vallmajor de Batea y que este ha sido su último vino. Una pena, porque el vino nos encantó a todos. Y eso que no me pareció un vino fácil, pero creo que acerté al preparar un brownie de chocolate para acompañar el vino. El vino se ha elaborado sin adición de sulfuroso y sin paso por barrica. Se fermentó sin adición de levaduras, se maceró 13 días y ha reposado 1 año en depósitos de acero inoxidable, con un trasvase antes de ser embotellado. Aparecía con un intenso color rojo picota granatoso. En nariz estaba bonito, mucha fruta roja madura, cáscara de naranja, regaliz, leves notas de grafito, tierra. Es fresco en nariz. En boca tiene un tanino muy marcado, pero no necesariamente molesto, necesita comida al lado. No es nada empalagoso, buena acidez y frutalidad en boca, tiene un final bastante largo que recuerda al regaliz de palo. Se bebe de maravilla e integra muy bien el alcohol. Muy bien con el chocolate. Que pena que no se haga mas este vino.

Y finalmente el pasado miércoles, aprovechando este pequeño invierno de marzo que estamos teniendo, decidimos explorar el Priorat y el Bierzo en paralelo. Los vinos elegidos fueron un Mas d’en Compte negre 2005, de garnacha, cariñena y cabernet sauvignon, con un año de crianza en barricas de roble frances nuevas, pero envinadas con vino blanco y un Dominio de Tares Bembibre 2004, mencía 100%, que hizo la maloláctica con sus lias en barrica de roble americano de Missouri con batonages diarios durante 90 días, para seguir con una crianza de 15 meses en barricas de roble nuevo francés. Son vinos a los que sin duda le haría falta algo más de botella, pero fue lo único que pude conseguir. Los decanté más de una hora y en el caso del Bembibre puede que me quedase corto, ya que fue al final cuando comenzó a mostrarse más “amable”.

El Mas d’en Compte negre 2005 (14%) tenía un color rojo picota amoratado, capa media-alta. Mucha fruta roja madura en nariz, con algo de moras y ciruelas en licor. Notas balsámicas, mucho monte bajo mediterráneo, violetas y las pizarras típicas prioratinas. Al rato de abierto, comienza a mostrar notas de laca de uñas, pero bastante suaves, no resultan molestas ni dominantes. Es curioso que salgan al rato, otras veces, con vinos de la zona, me han aparecido al principio y luego, conforme se abría el vino, se han ido suavizando. En boca se muestra bastante amplio, con el tanino bastante pulido para ser un 2005, correcta acidez y frutal en el final, con buena mineralidad. Me gusta este vino.

Dominio de Tares Bembibre 2004 (14%). Color rojo picota violáceo, mas cubierto que el anterior. Un vino al que le costó mucho abrirse. Comenzó muy vegetal, mucho geranio, poco a poco fue saliendo frutos del bosque y lácteos, aunque se mantenía algo marcado por notas tostadas de café y chocolate negro, entre medias se vislumbraba una buena mineralidad. En boca lo encontramos algo agresivo, un tanino de madera que pegaba muy fuerte, acidez correcta y final algo goloso. Por la noche había suavizado la madera y estaba mas frutal, aunque el geranio había tomado de nuevo protagonismo siendo mas vegetal. El tanino estaba presente, aunque no molestaba tanto.

Fue la primera vez que sobró un poco de vino, ya que ambos vinos se mostraron bastante alcohólicos y cansaban un poco. Sobró del Bembibre, tampoco mucho, pero lo suficiente para cenar yo por la noche. Comparando con el Gaba do Xil, prácticamente todos mis compañeros prefirieron la versión de Mencía sin madera y con 2 grados menos de alcohol, lo que me da que pensar. ¿Por qué las bodegas españolas se empeñan en que para hacer buenos vinos es necesaria mucha concentración, mucho grado y un montón de meses en roble francés nuevo?

Y dado que en este grupo somos la mayor parte becarios-precarios, aqui os djo con unas etiquetas que hicieron en la Federación de Jóvenes Investigadores-Precarios. Vienen a mostrar lo complicado que esta hacer una carrera científica en condiciones y como se nos va maltratando durante años y años, con bequitas, contratitos y apaños por el estilo, que no dan ni estabilidad, ni hacen apetecible la carrera científica.

Read Full Post »

De nuevo un miércoles enológico de catálisis. La semana pasada alguno de mis compañeros se sorprendió de que hubiese vinos de estilo moderno. Esto me dio la idea para el tema de esta semana. pujanza-albinaEl presupuesto, unos 25€ para los dos vinos. Vi que el Viña Albina reserva estaba a 8.60€ y pensé dedicar mas presupuesto al de estilo moderno, ya que normalmente suele andar mas subidos de precio. Finca Allende, Artadi Viñas de Gaín y Pujanza fueron las opciones, al final me decanté por el Pujanza, que no lo conocía todavía. Un vino elaborado 100% tempranillo, fermentación en Inox. y maloláctica parcialmente en barrica, que sufre luego una posterior crianza de unos 14 meses en barrica de roble francés nuevo. Con 14% de alcohol, cumple bastante bien la receta de los vinos modernos. Contrastará con el Albina, que usa roble americano no nuevo, aunque muchos mas meses y con un alcohol mas comedido. Quizá fue darle ventaja al moderno, pero dado que muchos conocen mis gustos, prefería que fuese así, para no ser tachado de manipulador. Los vinos los serví tapados y pasé una pequeña encuesta antes de decir yo nada, para ver como responde un público con ninguna influencia de los críticos internacionales ante ambos estilos.

Viña Albina reserva 2001, 13%

Color rojo rubí de media capa bastante brillante. En nariz no es muy intenso, leves notas de fresa y cereza, alguna nota especiada de clavo, algo de hoja de tabaco, suaves balsámicos, cueros y maderas viejas, sobre una ligera mineralidad arcillosa. En boca tiene buena acidez y frescura, fruta jugosa, un tanino suave y un final no muy largo. No esta mal, correcto para comer con él, pero algo corto en boca, no tiene mala RCP.copas

Pujanza 2004, 14%

Color rojo picota amoratado muy intenso, casi opaco. Comienza muy cerrado en nariz (y eso que lo abrí una hora antes), poco a poco va asomando una fruta mas negra que roja bien madura, sobre unos balsámicos muy marcados y tostados, regaliz y chocolate, alguna nota floral y algo de grafito (lápiz) al final. En boca lo encuentro bastante agresivo, quizá habría que haber decantado, el tanino esta muy marcado, muy secante, la acidez es correcta y el alcohol tambien destaca. Demasiado caro a mi parecer, me ha parecido un vino muy normalito.

Con respecto a la pequeña encuesta, ha habido empate. En preferencias en general, a ciegas, 4 a 4. Sobre el color, aplastante, 7 han preferido la intensidad del Pujanza. En nariz parece que los terciarios han triunfado por 5 a 3. En boca de nuevo empate a 4. Preguntando sobre cual iría mejor con la comida, 5 han contestado que el Albina y 3 que el Pujanza. Resultados poco esclarecedores, tengo un grupo bastante heterogéneo. Eso si, una vez destapados los vinos y confesado el precio de cada uno, casi todos han preferido el Albina. La semana que viene más, y mas barato, no creo que pasemos de 5€ por vino.

Read Full Post »

Siguiendo con nuestros jueves enológicos de catálisis (ahora han pasado a miércoles), en esta ocasión nos hemos dedicado a vinos mediterráneos. Llevábamos dos semanas en Rioja y esta semana tocaba buscar el contraste en el mediterráneo con variedades distintas y elaboraciones distintas. Los vinos seleccionados han sido el Beryna 2005 y el Valtosca 2006, por mostrar un poco de monastrell y de syrah, que son dos de las uvas mas extendidas por el levante español, especialmente por Valencia, Alicante y Murcia.

Beryna 2005, 14.5%

Este vino proviene de unos viñedos situados entre Villena y La Cañada, en la provincia de Alicante. Rafael Bernabé, su elaborador, antepone siempre la finca a la variedad y trata de transmitir su viñedo a los vinos. Por tanto aquí no hay monovarietales, son coupages basados principalmente en la Monastrell, contando con viñas de mas de 40 años de esta variedad, algunas incluso de pie franco. El viñedo se encuentra a una altura de 550-600 metros sobre el nivel del mar, protegido por la Sierra del Morrón al norte y La Sierra de la Villa al sur, generándose así un buen microclima para el cultivo de la vid, con noches frescas en verano. La producción esta limitada a 3000-3500 kilos de uva y la cepa se somete a un gran estrés hídrico, para obtener unas buenas concentraciones en los granos de uva. Se vendimia en cajas de 20 kg y se hace una doble selección de racimos, la primera en la viña y la segunda en la mesa de selección. Tiene una crianza de 14 meses en barricas de roble francés nuevo.

Color rojo picota de capa media alta, brillante, con el ribete cardenalicio. Nariz de buena intensidad, sobretodo pasada 1 hora, ya que le cuesta abrirse. Lo mas marcado es la fruta, una fruta negra madura, sobretodo moras y ciruelas. También da notas de monte bajo mediterráneo y una suave mineralidad arcillosa-calcárea. La barrica es apenas imperceptible, muy bien integrada, los balsámicos apenas se notan y aparecen leves tostados y cacaos sin desentonar en absoluto.

En boca tiene una correcta acidez, el tanino dulce muy asequible en este momento, el alcohol se nota, pero tampoco molesta mucho, ya que tiene buena estructura y mucha fruta. Final largo ligeramente amargoso y mediterráneo. Mejor que el 2004, no tiene esos verdores que no me acabaron de convencer en esa añada. Aunque no se si llega al nivel del 2003. Ahora se deja beber muy bien, ha mejorado muchísimo en este año. Un vino con buen relación calidad precio, en Santa Cecilia (Blasco de Garay, 74, Madrid) algo mas de 8€.

Valtosca 2006, 14.5%

Este vino y yo tenemos una relación amor-odio. Algunas añadas me gusta otras no tanto. O incluso dependiendo de en que situación lo abro lo veo mejor o peor. En todo caso, creo que no es mal vino para el precio que tiene y lo suelo probar añada tras añada, ya sea para hablar bien de él o mal, pero al menos conocerlo. El vino lo elabora la bodega Casa Castillo, dentro de la DO Jumilla. Se trata de un syrah 100% (aunque creo que lleva algunas cosas mas) y en la web de Casa Castillo podeis ver unos bonitos mapas de la distribución de sus viñas. Las uvas sufren una maceración pre-fermentativa de 5 días en lagares subterráneos, posteriormente se fermentan en barricas de 500 litros de roble francés nuevo, donde se realizan repetidos “batonages” hasta finalizar la maloláctica. Finalmente se deja 9 meses más en las barricas.

El vino aparece con un color amoratado muy intenso, denso, tintando la copa con una lágrima muy marcada. En nariz estaba bastante cerrado, hubiese necesitado decantación, pero no lo tenía a mano. Aparecía una fruta negra y unos lácteos muy marcados, un yogurt de frutas del bosque, también daba notas especiadas de pimienta negra y monte bajo y regaliz con un fondo dulzón de tofe. En boca es amplio, muy redondo, sin aristas, pero quizá, a mi parecer, algo aburrido, le falta nervio y frescura. La acidez algo corta y el final goloso. El vino costó 11.60€ en Santa Cecilia.

De los 12 que éramos, creo que solo 3 o 4 personas han preferido el Valtosca. Personalmente me quedo con el Beryna, me gusta mas esa terrosidad que tiene, esa fruta marcada y la acidez en boca. El Valtosca me parece demasiado empalagoso.

Read Full Post »

ICP

Con este vino joven comenzamos los jueves enológicos del  Instituto de Catálisis.  Suena bien y todo. Simplemente es una idea para tratar de difundir un poco de cultura vinícola entre mis compañeros de comida en el trabajo. A ver si fructifica y dura el proyecto.

Hemos comenzado con un vino de maceración carbónica (MC).  Este método se caracteriza por realizar una parte de la fermentación de los azúcares de forma enzimática dentro del propio grano de la uva. Para ello se encuban las uvas sin despalillar en depósitos no muy grandes para que el propio peso de la uva no reviente los granos y se satura el depósito con carbónico, de forma que arranca la fermentación anaeróbica por parte de las enzimas dentro de la baya. El incremento del grado alcohólico dentro del grano, que nunca superará los dos grados, favorece la extracción de sustancias colorantes y aromáticas de los hollejos. Pasados unos 8 días se procede al despalillado y prensado de las uvas, para finalizar la fermentación alcohólica como suele ser habitual, por parte de las levaduras (unos 2 o 3 días mas).

Yo personalmente no suelo ser muy amigo de los maceración carbónica, en ocasiones me resultan demasiado dulzones, con escasa acidez y tampoco me gusta encontrarme con aromas de plátano demasiado marcados. Por ello decidí buscar uno de los supuestamente mejores MC, como es este Erre Punto de bodegas Fernando Remírez de Ganuza, que creo que ha ganado en varias ocasiones el premio del público de la feria de vinos de MC "Primer".  El vino tiene 13’5% de alcohol y se elabora principalmente con tempranillo, aunque creo que lleva algo de graciano, viura y malvasía.

erre punto El vino aparece con un color rojo picota amoratado, de bastante intensidad. Tiene una bonita nariz claramente marcada por la fruta, fresas, frambuesas y moras, sobre un fondo floral, el plátano bastante imperceptible, aunque presente y algo de gominola. En boca es ligero, con una correcta acidez y dejando un final con un suave recuerdo a regaliz (el de chuchería).  Me ha gustado, se bebía muy bien. Lo único malo, la RCP no me parece muy buena, 8.5€ en Santa Cecilia.

Espero que mis compañeros se lo hayan pasado bien y que repitamos la experiencia semana a semana.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: