Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘François Pinon’ Category

Estas dos palabras son las que uno más fácilmente puede encontrarse al ir al supermercado, o al dar una vuelta por la plaza del mercado, al comer en la mensa, en cualquier restaurante o simplemente de camino al trabajo al pasar por al lado de alguna de las granjas que hay de camino. Fresas y espárragos, se adueñan de la gastronomía local al llegar el mes de Mayo. Pues bienvenidos sean, ya que son dos cosas que me encantan.

Durante todo este mes he podido disfrutar de buenos y ricos espárragos y ahora comienzan las fresas locales, que simplemente son ESPECTACULARES, no necesitan ni azúcar ni nada, con quitarles las hojillas y lavarlas un poco basta para disfrutar de estos caramelitos. Supongo que con nata de esta que también esta bastante buena aqui en Alemania deben de estar de lujo, pero de momento trato de evitar esas calorías. Con lo que cuesta encontrar buenas fresas en España, es un gustazo disfrutar de estas pequeñas fresas de intenso sabor y, sobretodo, a precios comedidos. Porque en España también puedes encontrar muy buenas fresas, pero eso si, te puede salir la minibandejita por un riñón. Como este fin de semana he podido disfrutar de ambas cosas, aquí os relato un poco de que las he acompañado.

Los espárragos no resultan fácil de maridar. Tienden a dar sabores metálicos no del todo agradables con el vino. Pero bueno, como he dicho en otras ocasiones, no es que sea yo un maniático de los maridajes. Estando en este país, he tirado de lo que tengo mas a mano, rieslings. En este caso de uno que me ha parecido magnífico, el Pfalz riesling trocken 2007 de A. Christmann. Un Qba (por tanto baratillo) que os recomiendo a todos, de los que llaman la atención (este si que esta disponible en España de la mano de vinialia). Debo advertir que no es una bomba frutal y puede que mas de uno no comparta conmigo el entusiasmo por este vino, mas bien anda por la austeridad mineral, con unos suaves cítricos de fondo, al segundo día si que muestra algo mas de membrillo e incluso notas florales. Pero donde mas me ha gustado ha sido en boca, una tremenda acidez que le garantiza una buena evolución, buen volumen en boca y final largo y mineral. Con un poco mas de botella para que gane algo de complejidad en nariz puede acabar siendo un vino fenomenal. En este caso no creo haber encontrado una gran armonía con los espárragos, si no mas bien que el vino se impone sin problemas, de forma que no noté para nada sabores desagradables y pude disfrutar de ambos productos perfectamente.

No quiero que parezca que todo lo que bebo en básicos alemanes es maravilloso, por lo general el nivel es bueno o muy bueno, pero alguna decepción si que me encuentro. Como por ejemplo un Blau Schiefer 2007 de Dr. Loosen que bebí la semana pasada y que sin estar malo, simplemente prefiero otros. Nariz afrutada y agradable, pero en boca algo falto de nervio, “sencillo y para agradar” sería el resumen. Y ahora ando con un Kruger-Rumpf Munsterer riesling trocken 2007 Que de primeras me asustó con un contenido carbónico realmente desconcertante. Lo intenté eliminar con el vacuvin y comenzó a salir espuma! A mi las burbujitas, solo me gustan en los espumosos y esto se supone que no lo es. Al segundo día, ya mas “tranquilo”, el vino no esta mal, muy mineral, fruta blanca, suaves cítricos y una bonita amargosidad en boca y mucha piedra. Buena acidez y un final quizás algo corto. Rico sin el gas. Ambos vinos andaban por los 9-10€.

Y las fresas? Con que nos las tomamos. Bueno, pues un día me quedaba algo de sekt en la copa que había sobrado durante la cena y aunque no soy muy amigo de tomar vinos secos con dulces, hice la prueba en este caso y he de decir que la cosa no funcionó del todo mal. El vino en cuestión era el Geheimrat Dr. Albert Bürklin Brut 2007, un espumoso elaborado a partir de las castas tradicionales en Champagne, así que nada de riesling en este sekt de Bürklin Wolf. En un principio el vino se muestra de modo correcto, agradable, pero quizás demasiado sencillo. Me comentaron que acababa de ser embotellado hace escasas semanas, puede que sea la razón. La aireación le viene bien y va ganando en complejidad, saliendo notas frutales de albaricoque e incluso fruta roja (no se cuanto Pinot Noir y Menieur lleva) y sobretodo se torna bastante floral. En boca el carbónico quizás necesite algo de botella para redondearse, tiene buena acidez y un punto amargoso final agradable. La botella se bebió con facilidad, pero si pensamos que cuesta sobre los 20 €… no creo que repita. Hay burbujas mucho mas interesantes en el mercado. Eso si, con las fresas se comportó bastante bien y en este caso la pareja si que funcionó en conjunción, realzando el vino el sabor de las fresas y las fresas el del vino. Como quedaba poco sekt hubo que ir a buscar alguna otra botella, en este caso me fui a Vouvray a por una botellita del François Pinon cuvée botrytis 2005. Un vinazo, donde los 152 gr/L de azúcar se soportan con gran elegancia por una muy buena acidez. La nariz es compleja, con notas de mandarina, algo de orejones y mucha flor blanca, fresca y mineral, invita a beber y a disfrutar. Quizás demasiado vino para las fresas, este vino es casi un postre en si mismo. Un moscatel de la Axarquía hubiese estado mejor, pero no tenía ninguno a mano, así que simplemente disfruté del Vouvray.

Anuncios

Read Full Post »

Continuando con nuestros miércoles vínicos de catálisis, ayer tocó estudiar el efecto de una añada en un vino. La idea se me ocurrió mientras visitaba la bodega de François Pinon en Vouvray, al probar los vinos y encontrarme unos interesantes Moelleux del 2003 y 2005 a la venta. De esta visita hablaré con detalle mas adelante.

2003 la añada de la canícula produjo vinos voluptuosos y que están entregando lo mejor de ellos mismos en los primeros años, ya que como consecuencia de esos calores, la acidez no se mantuvo en los habituales niveles de Vouvray. La 2005 por contra, aunque también sufrió un seco y caluroso verano, no llegó a los excesos de la 2003 y las noches frescas ayudaron a conservar acideces elevadas, resultando los vinos de esta añada realmente magníficos en casi todo lo que he podido probar.

Así pues el experimento era comparar dos vinos del mismo productor, zona, variedades y tipo de elaboración y mostrar el efecto de las añadas, algo de lo que muchas veces hablo en nuestras sesiones catalíticas. La climatología y el efecto de la añada es parte del terroir y pienso que es bonito tener esta variedad entre añadas, mientras algunas bodegas buscan la uniformidad, año tras año, considero positivo poder sentir el año de la cosecha en la copa cuando bebo un vino. Ya sea para bien o para mal.


El Moelleux de 2003 se mostró nada mas servirlo bastante expresivo en nariz, con mucha manzana asada, fruta madura y leves recuerdos de miel, sobretodo frutal. En boca era donde claramente mostraba el efecto del 2003, donde aparecía el dulzor, solo recogido por una amargosidad de fondo, se bebía con facilidad y era agradable y de hecho si no se hubiese comparado con lo que venía después, hubiese merecido buenos elogios por parte de los compañeros… peeeeero, ahi estaba un impresionante 2005 esperando. Comenzó justo al contrario que el anterior, mas cerrado, pero fue destacable la evolución en la copa, donde crecía constantemente. En nariz una piña madura se combinaba con notas cítricas de mandarina y cáscara de naranja, flores blancas, suaves recuerdos de miel y piedra de fondo. En boca la diferencia era notable, este vino se mostraba voluminoso, con una gran acidez y concentración, todo formando una unidad con los azúcares, en equilibrio, con una ligera amargosidad final muy agradable y tremendamente largo.

Charlando con François Pinon, me comentó que el 2003 sería mas del gusto de los españoles ya que tiene una acidez mas comedida. Pues de 9 personas, solo 1 dudó en cual prefería, el resto lo tenía muy claro, el 2005 ganaba por goleada. Los vinos creo que gustaron bastante. Creo que este mundo de los vinos dulces no empalagosos esta por descubrir para mucha gente.

Por si queréis saber los precios, 12€ el 2003 y 14€ el 2005, comprados en bodega, un auténtico chollo para unos vinos de esta calidad.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: