Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘itsas mendi’ Category

Comparte el vino con la literatura el ser uno de los medios de transporte más curiosos de los que existen. Te permiten viajar en cualquier época del año, ya sea temporada alta o temporada baja. Es rápido, limpio y contamina bien poquito. Te permite viajar cómodo y ligero. Tú escoges cuándo, cómo e incluso puede que con quién.
Te permite además viajar en el tiempo, a vendimias pasadas, a situaciones vividas a momentos que vienen a tu memoria mediante el vino que estás bebiendo. Te permite no sólo viajar a lugares conocidos, si no que te permite volar en décimas de segundo a rincones y situaciones que nunca has vivido, que nunca antes has bebido. La niebla de una mañana en Toscana, el Atlántico batiendo la costa francesa o el levante alborotándolo todo en Sanlucar de Barrameda. Sí, sin duda el vino nos permite viajar a lugares que nunca has pisado y verlos claramente en cada sorbo, aunque para ello haya que cerrar los ojos. En ocasiones para ver las cosas con total claridad es necesario cerrar los ojos.

Análogamente a como ocurre con la literatura cuanto más viajas más ganas tienes de seguir haciéndolo. Este año he viajado por Loira, Burdeos, Alsacia, Champagne, Beaujolais, Mosela, Palatinado, Eslovenia, Niagara Falls… y también me he quedado más cerca, pues he tocado Rioja, Ribera del Duero, Penedés, Priorato, Montsant, Alicante, Valencia, Jeréz, Sanlucar, Bierzo, Castilla-La Mancha…. Algunos que se me habrán olvidado y otros muchos que no se me van a olvidar. ¿Muchos? ¿pocos? Ahora que lo leo en voz alta me doy cuenta de lo poco viajado que estoy, si bien y en cualquier caso siempre con la promisión de que lo que venga sea más y mejor que lo que se deja atrás. El siguiente viaje comienza cuando ha finalizado el anterior. Sigamos viajando. Sigamos bebiendo.

Este mes he viajado por los siguientes lugares:
– Colet Assemblage Extra Brut. Bodega Josep Colet. DO Penedes.
Degollado Oct/07
De color más cobrizo que en ocasiones anteriores, lo he bebido pensando en un Roscón de Reyes. Debo estar sugestionado por las fechas, pero le he encontrado notas de bollería, fruta confitada, almendras… Lo dicho, un roscón antes de tiempo.

– Viña Cubillo Crianza 2002. Bodegas López de Heredia. DOC Rioja (8.5 EUR)
Botella muy distinta a la que había bebido en alguna ocasión anterior. Frente a aquella estimulante botella anterior que invitaba a beber y más beber encuentro en esta un color evolucionado y aunque el vino estaba suficientemente correcto y bebible se mostraba ciertamente exhausto. ¿Se ha caido o mala conservación?
Hasta hace poco me había quedado con esta impresión, pero un post reciente del amigo Camblor me hizo enarcar convenientemente la ceja, pues como podeis leer no he sido el único al que le ha ocurrido esto. ¿Trígono de casualidades? Pues no te digo yo ni que sí, ni que no, veremos si seguimos tirando del hilo y esto ha sido un mero tropezón de botellas concretas.

– Viña Bosconia 1998. Bodegas López de Heredia. DOC Rioja (12.54 EUR)
Días de niebla y lluvia. Busco en la nevera algún vino, me encuentro con esta botella y con algo que no había reparado hasta hoy. La cápsula se encuentra ligeramente abultada. ¡Ay! me empiezo a inquietar. Lo compruebo y en efecto en algún momento esta botella había rezumado y no me había dado cuenta hasta hoy. En fin, para mañana es tarde, de modo que será cosa de abrirla a ver qué hay.
Bebo algunos sorbos mientras cocino, para comprobar, primero en el color y luego todo lo demás, que no está todo lo fresco que debiera estar a estas alturas. Una lástima. En cualquier caso sigue estando rico, con suaves tonos de «madera-LdH», guindas en licor, cuero, tabacalera y jabón de afeitado. Me rio mientras cocino los callos con garbanzos recordando las letras de Abraham García en las que decía que los callos, como los besos, o son con lengüa o no son. Se enfrían, de modo que soy yo quien dice ahora que Verba volant, los callos manent.

– Fuentespina 2007. Bodegas Fuentespina. DO Ribera del Duero
Sorprendente y sorpresiva sorpresa. Por un lado esta botello llegó en la habitual cesta de Navidad y por otrooooo… pues que es el segundo vino de Ribera del Duero que me gusta este año. ¡Que suenen los pífanos y timbales si’l vous plait!

Es un sencillo vino joven y me ha resultado bien agradable. Fruta roja, algo de chuches y nada de sobremadurez con un grado alcohólico contenido. Buscando por ahí parece que el precio anda entre los 4-5 EUR lo cual le haría tener una buena RCP.

– Marcel Lapierre Morgon 2006. AOC Morgon. (12 EUR)
Cuvée sin sulfuroso.
Congregose la animalidad toda en el interior de esta botella. Era el arca de Noé y no faltaba ni uno solo de los animales de la creación (he pasado lista «porsiaca»). Mortal para la pituitaria oiga. He mantenido el vino abierto durante cuatro o cinco días y no había más que olores animales en una cantidad absolutamente insoportable. Lamentablemente se ha ido por el fregadero.

– Itsas Mendi 2008. Bodegas Itsas Mendi. DO Bizkaiko Txakolina (8.9 EUR)
Un toque de primavera que me lleva junto al mar en este frío invierno. En este momento se encuentra muy disfrutable. Hierba recién cortada, hinojo, piña, un ligero toque amargo al final con un paso más denso de lo que te puedes esperar visto sus aromas tan frescos. Un vino muy vivo, alegre y jóven en este momento.

– Acústic 2007. Acústic Celler. DO Montsant (12.9 EUR)
Me ha dejado bastante indiferente. No voy a ponerme a buscar palabras para describirlo o para hacer un listado de descriptores al uso, porque lo cierto es que no me ha motivado a nada en absoluto. Un vino correcto sin más. Muy corto para el precio.

– Vega Almarana 2001. Hnos. Ortiz Granero, C.B. Vino de la Tierra de Extremadura.
Un vino invisible. Desde el momento en que el líquido toca los labios este se desvanece. Decir corto es quedarse idem. Beber y olvidar simultaneamente.

Interrumpo la programación habitual y en lugar de una nueva entrega de «¿Alguien sabe cómo sobrevivimos a los ’80?» os dejo con una canción que viene a mi mente en estas fechas (es que a mi la Navidad como que no…)

Nota: La imagen proviene de la galería de imágenes de FredArmitage en Flickr.

Read Full Post »

Estaba el otro día varado en un atasco y como suele ser habitual en mi comencé a divagar. Allí estaban los causantes del atasco. Tres coches colisionados, uno con la parte trasera maltrecha, el otro empotrado contra una valla y otro volcado en mitad de la autovía. Todos los afectados estaban bien y de amigable charla con la Benemérita. Sorprendente. Si yo me calzo un viaje de ese calibre y se me queda el coche con las ruedas mirando al cielo, lo menos que me ocurriría sería una pérdida absoluta de mi natural presencia de ánimo. Para los que sean de mi barrio: Flojera de canillas y desmayo con final carpado y entrada agrupada sobre el asfalto madrileño. Muy digno eso sí, que uno tiene una fama que mantener, pero que me despatarro en el suelo del susto es cosa fija.
Bien, pues decía yo que estaba divagando mentalmente acerca de que ya se pasaba el mes de marzo, y con él las marzadas. Y ahora con el cambio climático ¿qué iba a ocurrir con el refranero popular? A este paso incluso este pozo de sabiduria que lo mismo nos vale para un roto que para un descosido se nos va a quedar en nada. ¿En abril agüas mil? ¿en agosto frío en rostro? ¿adiós a las marzadas? ¡Ay que ni el refranero nos va a quedar!
Después de estas cuitas, y todavía parado, seguía pensando en este don natural que tengo. Ah, ¿no os lo había contado? Pues sí, tengo un don natural que me haría digno de pertenecer a la cara-B de la Patrulla-X… o la cara-X de la Patrulla-B, que todavía no me he decidido. Pues mi don natural consiste en que en cualquier momento me abstraigo y mi mente se va de viaje astral por ahí, encontrando pensamientos tan absurdos como los que estais leyendo desde hace un momento.
No sé yo si este don es di-vino o si será neurológico, ambiental, vírico, autoinmune, genético o lupus (¿alguna vez encontrará House un caso de lupus?), pero lo que sí es cierto es que la cantidad de hilos en paralelo que suele haber en mi cerebro puede resultar desconcertante incluso para mi. ¿Después de leer estos párrafos no os lo creeis?

Algo más en serio. Contaba recientemente un amigo un cambio en su vida que le tenía algo triste. Todos los que le apreciamos estamos seguros de que será para bien y así lo deseamos. Mientras leía lo que mi amigo decía, y en uno de esos hilos mentales que os comentaba anteriormente, surgía en mi el recuerdo de una canción. Siempre en ese tipo de cambios, ya sean propios o ajenos, me acompaña esta canción: El sitio de mi recreo.

Ya supongo que cuando me da por escribir o hablar sin norte ni horizonte es algo aburrido seguirme, de modo que os dejo con los vinos de este mes de marzo:

– Txakolí Itsas Mendi 2006. Bodegas Itsas-Mendi. DO Bizkaiko-Txakolina (aprox 7 EUR)
Quien más y quien menos me habrá leido o escuchado decir que este vino, junto al PF de Nieva, me parecen los vinos más estimulantes y con mejor RCP que se puede uno encontrar en el panorama vinícola español por debajo de 10 EUR. Ilusionado por el reencuentro con este vino descorcho esta botella y ¿qué le ha ocurrido a este vino? ¿dónde está su firmeza, carácter y personalidad? Es sólo una sombra de lo que recuerdo haber bebido. Un mero reflejo, fofo y ausente. Contrariado le pongo el corcho y la guardo en la nevera. Sorpresa el segundo y tercer día. Ha cambiado tremendamente el vino, sigue estando un paso por detrás de lo que recordaba, pero está mucho más vivo y centrado. Hierba fresca, suave fruta blanca, aparece la acidez y un toque de amargor muy agradable. Crece aun más el tercer día y se me acaba la botella cuando me estoy reencontrando con este vino. ¡Habrá más botellas!

– Nuviana Chardonnay 2006. VdT Valle del Cinca. (aprox 2 EUR)
Esta botella confirma las impresiones de la primera. Vino sencillo pero muy agradable con sus toques frutales y acidez cítrica. Vino muy recomendable con muy buena RCP para el beber diario.

– Canforrales Clásico Tempranillo 2007. Bodegas Campos Reales. DO La Mancha (2.7 EUR)
¡Este sí! Sin maderas molestas este es un fantástico vino joven (ver mi opinión sobre su hermano el Selección). Pleno. Fruta fresca, un ligero toque de gominolas (ya se le irá en unos meses), acidez suficiente y un suave toque de verdores en retro. Muy buena RCP.

– Borsao Selección Joven 2006. Bodegas Borsao. DO Campo de Borja (3.19 EUR)
Muy oscuro. Incluso huele oscuro. Fruta negra madura, pero sin sobremadureces mermeladescas. Denso en boca y con acidez suficente. Un vino agradable y con buena RCP.

– El Castro de Valtuille Mencía Joven 2006. Bodegas y Viñedos Castro Ventosa. DO Bierzo (5.58 EUR)
De este vino ya os hablé en un post anterior. Mencía sin madera, sin maquillajes, sin aditamentos ni artificios. Ciruela, aceitunas negras, humo, pero no ahumado. Es ese humo de cuando paseas por un pueblo en las primeras horas de una mañana de invierno y alguien enciende la chimenea y comienza el tiro del humo, pero todavía no ha empezado a quemar bien y no puedes todavía decir si huele a encina o a qué huele. Es humo. En boca tiene una ligera astringencia secante. Al día siguiente está duro y apretado como una piedra de rio, y esto es lo más cercano que puedo estar de describir algo mineral. ¡Limitaciones que tiene uno! Se muestra con un paso más sedoso, menos secante, que el día anterior y con un deje de tomillo al final. Ha cumplido más que bien con unas judías pintas con codornices. Un vino muy interesante (y pese a que lo digo en sentido positivo, odio utilizar este adjetivo con un vino) y con muy buena RCP. Para repetir.

– Artazuri 2006. Bodegas y Viñedos Artazu. DO Navarra. (3.45 EUR)
Unos cuantos meses después de haberlo probado veo que este vino sigue en plena forma y en todos sus aspectos. Un vino que no me canso ni de beber, ni de recomendar, con una RCP excelente. Acompaña la comida como para dar palmas ¡y no hay mejor fin para un vino que el acompañar la comida! Creo que este vino me lo descubrió La Guarda de Navarra, de modo que créditos a quien lo merece.

– A Posteriori. Bodega Josep Colet Orga. DO Penedés. (aprox 8 EUR)
Frambuesa. Color, olor, sabor… Coges un puñado de frambuesas, te las metes en la boca y se convierten en vino espumoso, et voilá ¡ya tienes este vino! Sencillo pero muy agradable y con una acidez que le hacen mostrarse bien vivo. Ha acompañado bien unos tradicionales pappardelle a la boloñesa, así como unos canelones de acelga. Buena RCP.

– Milflores 2007. Bodegas Palacio. DOC Rioja (4.5 EUR)
Este es uno de los primeros vinos que comencé a beber allá por el año 2001, cuando me inicié en esto del vino. Además suelo beberlo en primavera, acompañando una xatonada. Esto de la xatonada se trata de una ensalada tradicional de Cataluña. Este año la capsula de la botella es color nazareno y sólo le falta el oro para echar de menos una pizca de albero. Será también cosa de la Semana Santa, pero le he quitado el capirote antes de llegar a la xatonada y ha acompañado otro plato distinto.
Esta ocasión le he encontrado más oscuro que añadas precedentes. Más madurez, más fruta oscura y menos roja. A estas alturas de año el carbónico es más tenue de lo que es habitual, está más cerca de un vino joven al uso. Rico y buena RCP, pero me ha despistado un poco. Ha acompañado bien unas acelgas salteadas con tomate, jamón y piñones.

– Gaba do Xil 2006. Compañía de Vinos Telmo Rodriguez. DO Valdeorras. (6.54 EUR)
Otro 100 % mencía sin paso por madera. Nada más abrirlo surge de la copa un marcado olor a geranios, pero nada ligero, que esto era como pasear por Córdoba en primavera. Minutos después desaparece y lo que encuentro son frutas rojas en sazón y algo de ciruela pasa, estando algo duro en boca y cerrado en nariz. Así ha sido los tres días que me ha durado la botella. Me ha dejado algo frío. Lo volveré a probar para ver si finalmente es un vino que me gusta o resulta ser otro más que va al saco de lo perfectamente olvidable.

Y hasta aquí el informe mensual del reportero más dicharachero….

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: