Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Mas de 20€’ Category

Uno sabe que esta llegando a Champagne porque de repente las carreteras se vuelven blancas. Son los tractores los que pintan el asfalto de tiza al salir de los campos donde han estado trabajando. Los suelos de esta región son sumamente infértiles y áridos. En tiempos de Napoleón, Sir Walter Scott se refirió a esta llanura como la “piojosa Champagne”, por la pobreza que castigaba a sus aldeanos. Hoy en día, sin embargo, la región es conocida en el mundo entero gracias a un vino espumoso producido en las faldas de unas pocas colinas que salpican el llano, el Champagne.

Desde Chalons-en-Champagne, atravesando carreteras comarcales que surcan los campos de cereal (cosas del GPS), la entrada en la zona productora de las apreciadas burbujas, resultó en esta ocasión especialmente espectacular. Poco a poco se vislumbraba entre la neblina la Côte de Blancs, los letreros de la carretera apuntaban hacia poblaciones como Le Mesnil, Vertus, Avize, Cramant… reino de la chardonnay. Pero nuestra meta estaba en la otra orilla del Marne, al sur de la montaña de Reims, donde la pinot noir domina el viñedo. En pleno centro de Aÿ nos esperaba Pierre Cheval Gatinois en una acogedora sala de catas. Antes de comenzar a probar los vinos, dimos un paseo por los sótanos de la bodega donde descansan las bodegas mientras nos contaba aspectos de la bodega y la elaboración de los vinos. Este pequeño domaine pertenece a la familia Gatinois desde hace 11 generaciones y cuenta en la actualidad  con 7 hectáreas de viñedo, principalmente pinot noir (90% aprox.), todas ellas en la localidad clasificada como Grand Cru de Aÿ. Pierre nos cuenta como las características de Aÿ, son idóneas para producir una pinot noir de primera calidad. Esta localidad se sitúa al sur de la montaña de Reims, con el viñedo en pendiente, conservando siempre esa preferente orientación sur, que va a facilitar la correcta maduración de la uva. Además los suelos arcilloso-calcáreos, de poca profundidad, que descansan sobre la roca caliza, se unen al clima de la región para producir una fruta muy aromática, floral y frutal que con la edad dará notas amieladas en unos champagnes bien estructurados, con una acidez fina y elegante. Producen unas 50.000 botellas al año de 5 cuvées distintas de Champagne y un vino tranquilo de pinot noir. La uva se prensa en una tradicional prensa vertical próxima al viñedo (la nave de elaboración se encuentra separada de la bodega de crianza que visitamos) y el mosto fermenta en depósitos de acero inoxidable, con levaduras seleccionadas añadidas. Los vinos tienen una crianza en rima de 15 meses para el brut tradition, un año mas para el brut réserve y cuatro años para el vintage. El degollado es manual a la volée. Y ya con la copa en la mano pasamos a probar los vinos.

Gatinois Grand Cru Brut Tradition. (90% pinot noir, 10% chardonnay) De color dorado, casi rosado, ojo de perdiz nos dice Pierre. Ese color delata el dominio de la pinot noir en la mezcla. La es nariz franca, frutal y floral, algo de frutos secos, de buena intensidad, fresco y agradable. En boca burbuja fina, frutosidad bien delineada por esa acidez que da alegría al vino, todo con la tiza de fondo. Ideal para abrir en cualquier momento que apetezca un Champagne bien hecho y sin complicaciones. Un vino para tener siempre a mano.

Gatinois Grand Cru Brut Reserve. (90% pinot noir, 10% chardonnay) En la etiqueta se leen unos nombres de fondo, que según nos cuentan, son los nombres de las viñas que tienen, un pequeño homenaje al viñedo. De nuevo ese bonito color en la copa. En nariz la mineralidad toma protagonismo, las notas frutales y florales siguen presentes, pero aquí hay un grado mas de complejidad y los aromas de bollería y frutos secos son más evidentes. En boca tiene muy buena estructura, una marcada mineralidad, cremoso, pero sin ser pesado, la acidez fina, como su burbuja. Y un largo final que invita a repetir. A mi me encanta comer con Champagne y este vino es un perfecto compañero de la mesa. Con esta estructura y versatilidad, es otro imprescindible de mi bodega.

Al preguntar por la añada principal que estábamos probando en estos non vintage, Pierre  me contestó que ponen un especial esfuerzo porque no se aprecien diferencias entre los distintos lotes embotellados.

En Mareuil-s-Aÿ se puede apreciar el subsuelo calizo de las viñas

Gatinois Grand Cru Millesimé 2004. (100% pinot noir). Como curiosidad, este vino lleva un pequeño porcentaje de un clon de la pinot noir del que quedan muy pocos ejemplares. La bodega cuenta con una pequeña parcela de este Petite Pinot d’Aÿ, cuyas pequeñas cepas producen una uva de gran calidad y finura.  El vino comenzó bastante cerrado en nariz (recién abierta la botella). No había prisa, la conversación con Pierre Cheval-Gatinois era amena y agradable (¿porqué será que detrás de los grandes vinos muchas veces hay grandes personas?). Conforme se abre, el Champagne destaca por su elegancia. La fruta es más madura y aparece en un segundo plano. Mineralidad a raudales, tiza y cal, sobre un fondo de frutos secos y cremosa mantequilla. En boca es un vino estructurado, ahora mismo un chaval que precisa de algo de botella para domar esa tremenda acidez. El carbónico es de gran finura, bien integrado. El final es largo y mineral. Un gran vino esperando su momento. No hay prisa, sobretodo cuando te queda alguna botella del 2002 en la bodega, vino que ahora mismo está magnífico.

Gatinois Brut Rosé. (90% pinot noir, 10% chardonnay). Este es uno de mis Champagne rosados preferidos. Hay mucho Champagne rosado decepcionante, pero aquí tenemos un vino que enamora. Se produce añadiendo entre un 8 y un 10% del Coteaux Champenoise tinto que elaboran a partir de cepas de casi 60 años de edad. Por tanto, es el único Champagne de la bodega que ha visto algo de madera (las barricas usadas que emplean para elaborar el vino tranquilo). Precioso color asalmonado, nariz muy floral y fresca en primera instancia. Luego salen notas de cerezas maduras, unos tonos ahumados que recuerdan posiblemente el paso por la barrica del vino. En boca es un vino que me emociona, con esas cerezas, ese suave tanino en perfecto equilibrio con la acidez, la burbuja fina y un final largo y mineral. Casi parece un Volnay con burbujas. Maravilloso vino.

Además, que nadie se asuste, estos champagnes tienen un precio comedido, sobretodo con respecto a la gran calidad que presentan. En España se pueden encontrar en tienda con precios que varían entre los 25 a los 50 € (aprox.) Vinos serios y bien elaborados.

Champagne Gatinois
7 rue Marcel Mailly, 51160 Aÿ, France
Tel: +33 (0) 3 26 55 14 26

Read Full Post »

Por la más pura casualidad esta semana he probado 3 distintos vinos de Mersault, así que aprovecho para reunirlos en este post y de paso recomiendo un nuevo sitio disponible en Valencia y que sin duda proporcionará momentos de placer a los enochalados de la ciudad.

La historia comienza el miércoles pasado en Lavinia, cuando nos juntamos David (un compañero de la Peña El Sarmiento) y yo para tomar un vino. Tras unos devaneos acabamos decantándonos por el Meursault de Philipe Pacalet 2005, después de unas buenas experiencias con sus Saint Aubin. El vino resultó realmente agradable, un vino que hoy por hoy se muestra muy frutal, abierto y agradable. La mineralidad comienza en segundo plano, pero poco a poco, con aireación va tomando protagonismo, de todos modos la carga frutal del vino es tan potente que siempre se muestra dominante. La fruta sería de corte ácido, citricos y piña madura. También da notas florales y mantequillosas. En boca confirma las sensaciones de la nariz, muchisima fruta madura, una acidez que aligera el gran peso en boca que tiene este vino. Es bastante largo. La madera no se percibe en ningún momento. Supongo que si que tendrá una crianza en barrica, pero por mas que he buscado no he encontrado gran cosa sobre las crianzas de Pacalet, creo que anda por los 10 meses y mezcla barricas usadas y nuevas.

Por comparar, tomamos una copa de un Meursault de Jobbard que tenían abierto, Les Tillets 2004. Según parece la botella llevaba abierta un par de días y conservada al vacío en la nevera. El vino debe de estar en una fase de cerrazón, ya que aparecía algo plano, solamente sobresalían unas notas mantequillosas y de madera sobre un fondo de pedernal, pero la fruta estaba completamente ausente. En boca tenía buena estructura, con una acidez muy bien definida, aunque de nuevo la madera se hacía notar. Discutimos largo y tendido sobre los dos vinos. Ya que ambos vinos eran completamente distintos, pese a ser del mismo pueblo y uva. ¿Qué es un Meursault? ¿Cómo debe de ser un Meursault? En fin, pocos he bebido y por ello no puedo decir gran cosa. No obstante, uno de los mejores vinos blancos que he bebido hasta la fecha, fue un Meursault de Roulot, Les Luchets 1995, por eso creo que a este vino de Jobard, habría que esperarlo unos cuantos años y volver a evaluar entonces. Todavía no conozco los Coche-Dury ni los Comtes Lafon, ya les llegará su turno.

Un par de días después, quedo con un amigo en Valencia para visitar el nuevo wine-bar de Juan Ferrer, y casi por accidente, acabamos bebiendo otro Meursault jovencillo, en este caso el Seve Du Clos 2005 de Arnaud Ente (según leo por todos sitios, el protegido de Coche-Dury). Un vino clasificado como village pero de una viña muy vieja y que da apenas para unas cuantas botellas (como bien presume la etiqueta). Este vino debería ser abandonados unos cuantos años para ver como evoluciona, ya que de nuevo estaba ante un vino en el que la madera esta bastante presente. No obstante presenta una nariz bastante compleja, con notas cítricas y de fruta de hueso, combinadas con aromas herbáceos frescos, notas mantequillosas, leves toques florales, y mineralidad. Pero ahí al fondo aparecen de nuevo unas notas tostadas y vainillosas, que ahora mismo despistan demasiado y dominan en exceso. ¿Se integrará? En boca tiene una tremenda acidez, mucho nervio y una mineralidad que intenta sobresalir por encima de la crianza, aquí con más éxito que en nariz, es bastante largo, con un posgusto amargoso y calizo bastante interesante.

Si volviese a encontrarme con alguno de estos tres vinos en alguna carta de un restaurante, sin duda me iría a por el de Pacalet, un vino que proporciona mucho placer, desde el mismo descorche de la botella. Pero de cara a guardarlo unos años en mi casa, posiblemente apostaría por el de Jobard. El de Ente promete, pero es tan caro…

Sobre el local de Juan Ferrer, comentar que me ha parecido una gran idea desde el momento mismo en que me contó el proyecto que tenía en mente. Y una vez vista la puesta en escena, he de reconocer que ha sido realizado con mucho éxito. Me parece un tipo de local que debería estar presente en todas las ciudades. Se puede beber por copas cualquier cosa de la lista, los precios son bastante adecuados (precio tienda +10€, cueste lo que cueste la botella). La lista de vinos, muy interesante, sobretodo en el apartado champagnes.

Debo destacar el apartado barra. Porque es donde suelen fallar otros locales similares. En este caso es amplia y cómoda, se puede cenar perfectamente en ella o simplemente tomar un champancito.

Apenas comimos un par de cosas, pero estaban deliciosas. Las vieiras muy buenas y una ensalada de tomates (con sabor a tomate) y atún.

Las copas… son las diseñadas por el propio Juan Ferrer. Hay algunas muy interesantes, la de borgoña que usamos me gustó. Pero ojo si tienes la nariz grande (mi caso) porque hay algún modelo no apto para narigudos.

Lo dicho, un sitio muy interesante para todo enochalado. No pongo lo que pagamos, porque fue prácticamente vino y eso ya depende de cada uno. La comida, de todos modos, tiene unos precios razonables.

Se encuentra localizado en pleno centro de Valencia, detrás de la catedral, en una plaza tranquila y con encanto.

Enopata Wine-Bar

Plaza del Arzobispo, 5

Tlf. 96 325 91 50

www.enopata.com



De nuevo me despistó una vez más del objetivo de este blog… menos mal que esta Jose por aquí. De todas formas he vuelto a activar el modo “busca y captura” y me he puesto otra vez a comprar vinos de menos de 10€ un poco a ciegas para ver si encuentro cosas interesantes, ya iré informando.

Read Full Post »

He de decir que personalmente no soy muy maniático en esto de los maridajes o armonías. Más o menos intento poner vinos que combinen correctamente con lo que como, pero tampoco me molesto mucho en buscar la perfecta armonía. Entre otras cosas, porque considero que es algo bastante complicado. No obstante, de cuando en cuando tropiezo con buenas combinaciones que me resultan especialmente agradables. Y como soy una persona curiosa, siempre dispuesta a aprender y probar, propuse este tema para ver cuales eran vuestras combinaciones mágicas. Además hemos venido hablando anteriormente de que el vino esta hecho para acompañar la comida y por eso me pareció un tema interesante el ver como se encuentran vino y comida.

Y dicho esto, vamos con mi propuesta, nada arriesgada, nada original, de sobra conocida por todos, pero es una de las que realmente me gustan. Un mi-cuit de foie con un auslese alemán, si puede ser con unos años encima, mejor que mejor. Hay otro maridaje que me encanta, que es un Champagne BdB de estos de Le Mesnil, con un buen jamón ibérico… pero no he tenido ocasión de meterme un homenaje así en las últimas semanas, así que queda para otra ocasión. De hecho el abrir este Auslese, también fue un poco accidental. No había descargado la botella del coche cuando pasé por Valencia en fallas, la vio mi madre y ale, le dimos pasaporte. El vino, un vinazo a mi parecer. Grans Fassian Trittenheimer Apotheke 1997. También teníamos por casa unos cuantos quesos y compré un queso Munster-Géromé, un queso de vacas que pastan en los Vosgos, de pasta blanda que me gusta bastante, cremoso y aromático. El otro era un Stilton, creo recordar, porque mi madre es bastante amiga del Oporto y suele tener algún trozo de Stilton, otra gran combinación.

En este caso, lo que funcionó mejor fue el mi-cuit, tampoco estaba mal con los quesos, pero creo que estos funcionan mejor con rieslings secos, bueno, quiero decir más secos, porque este ya estaba camino de ser seco. Quizá con las notas saladas del Stilton no quedara mal del todo.

El Grans Fassian Trittenheimer Apotheke 1997, con sus 8º de alcohol, decantado unas 8-9 horas y abierto el día anterior, se bebió casi sin sentir. Que ricos están estos alemanes maduritos y no hablo de Kahn que anoche ni se lo creía cuando marcaron en los últimos segundos el gol que les clasificaba. De color amarillo con reflejos dorados, la nariz no es especialmente intensa, pero si muy profunda y compleja. Una marcada mineralidad la domina, con notas de hidrocarburos, sobretodo nada mas abrirlo, quité una copita para ver como estaba y olía a gas, bueno a los tioles que usan para que el gas huela. Ya a la hora de la cena se había suavizado, merece la pena darles aire. Daba leves notas cítricas, sobre fruta en almíbar, con un fondo terroso, como de champiñones o trufa (pero suave), al final comenzaron a tomar mas protagonismo las notas florales de azahar. El paso por boca muy bonito, con excelente acidez, fruta jugosa y mineralidad marcada. El dulzor esta ya bastante equilibrado con la acidez y hace que acompañe perfectamente a nuestro mi-cuit. El final es muy largo, recordando la mineralidad y los hidrocarburos. Muy rico, para beber sin pausa. Por poner un pero, hace poco pude probar el de 1990 y esa añada me pareció bastante mas espectacular, ya hablaré de él si algun dia acabo la entrada de la rieslingada de Porrera.

Como he tardado en postear, debido a mucho lío en el trabajo, aquí pongo enlaces a los compañeros que ya nos han pasado sus propuestas, para que nadie se pierda nada.

Joan el más rápido, con su atrevida combinación.

Y La Guardia de Navarra, con una propuesta que se me antoja como un encuentro magistral.

Read Full Post »

Tengo el blog abandonado desde hace unas semanas, por dos razones, falta de tiempo y que he perdido mi libreta de notas de cata, así que algunos vinos van a ir de memoria.

Ghislaine & Jean-Hugues Goisot, Corps de Garde Chardonnay, 2005

St Bris De este productor me vais a oír hablar en mas de una ocasión. Fue un descubrimiento en un viaje a Borgoña este verano. Produce unos vinos muy interesantes con una gran RCP. La bodega se sitúa en Saint Bris, a escasos kilómetros en dirección sudoeste de Chablis. Este chardonnay se embotella bajo la denominación Côtes d’Auxerre procedente de 2.5 ha de viñedos de chardonnay de mas de 30 años. Se fermenta en barricas a temperatura controlada de 25ºC y hace maloláctica, seguido de una crianza de unos 18 meses. El vino esta todavía muy joven, pero este 2005 se me ha presentado mucho mas abierto y marcadamente mineral que el 2004, que en noviembre aparecía Goisot ch 2005mucho mas cerrado y tardó mucho en mostrarse por encima de la barrica. Este 2005 aparecía con un bonito color amarillo pajizo muy brillante. En nariz daba notas cítricas, sobre fruta de hueso, algunas notas especiadas y un marcado fondo mineral de tiza. En boca aparecía muy amplio, con una muy buena acidez y un final largo y mineral. Acompañó muy bien a un rape a la marinera. Se puede adquirir en La Part dels Àngels y en Valencia en la tienda Beal’s de la c/Alcira y cuesta unos 13€.

Finca La Cantera de Santa Ana 2005

finca_cantera_2005 En una entrada anterior ya hablé con detalle de la bodega García Burgos. Así que no me extiendo demasiado. Tan solo decir que este vino es para mi un muy buen monovarietale de cabernet sauvignon con 12 meses de crianza en barrica nueva de roble francés. Se elaboran 5200 botellas de 0.75 L. y 150 magnums. Cuesta unos merecidos 27 €.

El vino fue decantado 1 hora antes del consumo, ya que de salida estaba bastante cerrado.
Aparece con ese característico precioso color rojo picota intenso y muy brillante, firma de la casa, este vino lo reconocería solo por la vista.
Cuando comienza a hablar en nariz, se nos muestra como un gran vino, muy elegante y complejo, mucha fruta del bosque, frambuesas y moras, algo de hoja de tabaco, alguna nota de pimiento típica de la variedad, aunque no con la conotación verdosa que muchas veces da, si no perfectamente en consonancia con el conjunto, flores, la barrica apenas imperceptible y una mineralidad muy marcada en todo momento.
El paso por boca es muy elegante. Muy buena acidez y tanino perfectamente pulido, es amplio y frutal, con un final mineral muy largo. Que bien trabajado y cuanta personalidad en este vino. A la familia ha encantado y se quedaron pidiendo mas. Sin duda mejorará en botella, pero ya está en un gran momento. (foto de la web de Garía Burgos, ya que la que yo tomé no la encuentro por ningún lado)

García Burgos Vendimia Seleccionada 2004

Garbu VS Sigo con esta bodega. Ayer me bebí la segunda botella de este vino, ya que encuentro que esta en muy buen momento de consumo. Se trata de un coupage de un 50% de cabernet sauvignon, 30% de merlot y 20% de tempranillo, criado en barricas de roble francés de un año. Es el vino básico de la bodegaSe elaboran unas 20.000 botellas y 126 magnums. Un buen vino por los 12€ que cuesta.

Aparece con un color rojo picota bien cubierto de densa lágrima.
Necesita tiempo para abrirse, mostrando una fruta madura, moras y frambuesas, sobre un fondo de bosque húmedo. La madera esta perfectamente integrada dando alguna nota balsámica y el carácter de la finca aparece bien marcado con característica mineralidad.
En boca es cálido con un tanino muy bonito y una muy buena acidez. Final largo. Muy rico, con personalidad y eso que es el básico.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: