Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Tondonia’ Category

“Me preguntas en qué latitud y longitud me encuentro; no tengo ni idea de qué es longitud y latitud, pero son dos palabras fantásticas”

Me permito tomar prestadas estas letras del libro “La Carta Esférica” (Arturo Pérez-Reverte) para introducir este post, que tratará de unos vinos que desde mi punto de vista se encuentran alejados de las líneas habituales del mercado, perdón, quería decir “del mercado”. No son vinos anónimos, si no vinos con personalidad acusada. Son de un lugar, lo muestran y demuestran.

Ya me conoceis unos cuantos y sabeis que desde luego no soy (ni pretendo) nada parecido a un catador. Soy bastante torpe para situar los vinos, tanto por la variedad de la que puedan estar hechos, como su lugar de procedencia, año, etc. Lo cual no obsta para que reconozca la mencionada personalidad en estos vinos pues esta resulta patente. Son de un lugar. Se situan con sus raices y te situan a ti al beberlos. Son vinos, como digo, con latitud y longitud.

Hagamos un poco de cross-blogging. En fechas recientes, en el blog del amigo Joan Gómez Pallares , se habló del Tondonia Rosado de López de Heredia y en unos de los hilos que surgieron comentaba yo que tenía por ahí guardada una botella del ’93. Una cosa lleva a otra y como quiera que Olaf y yo teniamos pendiente quedar un día para hacer un intercambio de botellas y él decía que a Sara también le gustaba este vino le comenté que se podían pasar un día a comer tranquilamente y abririamos esta botella. Dicho y hecho, buscar fecha, ir y venir de botellas, cocinar algo razonablemente solvente y pasar un rato agradable.

Comencemos entonces con los vinos…

– Viña Tondonia Rosado Crianza 1993. Bodegas López de Heredia. DOC Rioja (7,75 EUR)
¿Qué puedo decir de esta bodega? Es historia muy viva del vino en La Rioja y por ello en España. Fieles siempre a su estilo y forma de hacer en unos tiempos en los que lo más fácil es subirse a algunos carros. En tiempos en los que algunos decidieron cambiarlo todo para no cambiar nada, López de Heredia parece que decidió no cambiar nada para cambiarlo todo.

Un vistazo a esta foto nos dice bastante de ellos ¿verdad?
Dada la edad que tiene el vino la puse en posición vertical el día antes y, haciendo caso a un consejo reciente de Manuel Camblor, fue decantado dos horas antes. Como primera observación destacable está el color. Impecable y limpio, sin rastro alguno de evolución. Su acidez habitual que junto a los aromas oxidativos le son inherentes vienen acompañados de aromas a chocolate blanco, cáscara de naranja seca, toques de hojarasca húmeda, sotobosque y esa gama organoléptica relacionada con los hongos… Fascinante. No hay el más mínimo atisbo de cansancio ni declive en este vino, parece tener vocación de inmortalidad. Está en plena forma. Reconozco que vinos como este son difíciles y ciertamente pueden constituir un gusto adquirido. No obstante es un vino de una personalidad absoluta y desde luego quiere formar parte del retrato de Dorian Gray.

– Eric Texier Côtes Rhone St. Gervais Le Cadinnier 2000 (9 EUR)
Hace ya mucho tiempo leí recomendaciones acerca de los vinos de Eric Texier. Tardé años en localizarlos y cuando lo hice fueron apenas tres botellas. Buena parte de su filosofía de vida respecto al vino la podeis encontrar en su web http://www.eric-texier.com/

Como podeis observar hace vino en diversos lugares como Mâconnais, Ródano Norte y Ródano Sur, y en estas zonas hace distintos vinos hasta un número de veintidós.En el caso que nos ocupa se trata de un vino hecho de garnacha con una edad media de 80 años, en laderas de orientación sur con suelos de caliza, arcilla y grava.
Creo que en muchos casos los mensajes de “filosofía del vino” por parte de muchas bodegas son tan reiterativos que se pierden en un océano de mediocridad y aburrimiento. ¿Porqué iba a ser distinto en este caso? Este vino habla por sí mismo. Franco, ligero, desplegando su presencia en varias capas. Multidimensional. Cassis, especiados, guindas en licor, bosque bajo, ahumado escondido, violetas…. Te hace volver a creer en que existan vinos con bouquet. No me refiero a esos vinos que huelen como un muestrario de tarritos de aromas o aquellos que son como pasear por la sección de perfumes de unos grandes almacenes. No, me refiero a ¡vinos con bouquet! No sé si este vino seguirá evolucionando, pero desde mi punto de vista está en un momento de madurez espléndido.

– Barzen Auslese 2003. Weinhaus Barzen. Mosel-Saar-Ruwer
Auslese, Beerenauslese, Trockenbeerenauslese… Es indudable que la vinicultura en Alemania es de las más particulares que se pueden encontrar. Tan indudable como que en ocasiones puede resultarnos algo confuso el comprender sus términos. Una buena y sencilla guía la podemos encontrar en este post anterior de Olaf: http://olaf-unomas.blogspot.com/2008/01/weingut-barzen.html
Hasta ahora sólo he probado riesling secos, pero gracias a la generosidad de Olaf y Sara pude probar este Auslese el cual me ha resultado un vino dulce distinto a aquellos a los que estoy acostumbrado. Destacaría su muy buen equilibrio, en ningún momento resulta empalagoso con un dulzor que está ahí sin estar. Además con un grado alcohólico de poco más de 8 grados te puedes beber la botella sin darte cuenta.

Como decía al principio: Latitud y longitud… ¡son palabras fantásticas!

Nota: Aun habiendo encontrado el párrafo inicial en el libro “La Reina del Sur” de A.Pérez-Reverte este proviene originalmente del clásico “Alicia en el País de las Maravillas” de Lewis Carroll

Créditos:
La fotografía de E.Texier proviene de la propia web http://www.eric-texier.com/
La fotografía de López de Heredia proviene del blog http://brooklynguyloveswine.blogspot.com/

Anuncios

Read Full Post »

Se canceló a última hora el viaje al Bierzo planeado y tocó quedarse en Madrid, pasando el tiempo de la mejor manera posible y esto, como no, en mi caso suele implicar algunos vinos de por medio. La verdad es que en 4 días he bebido algunos vinos, muy interesantes y he caído enamorado de uno en concreto que no conocía. Pero vamos por orden.

Todo comienza el viernes a las 21h en casa de Letroncio para hacer una de las típicas reuniones Sarmiento de sobaquillo. Un buen listado de vinos casi 6 horas de risas y buena compañía. Dado que fueron muchos vinos, voy solo a lo que mas me gustó. De los espumosos destacaron el De Sousa y el Diel, pero este último me lo salto ya que hablaré de él en el post de los riesling. El De Sousa Zoémie Brut Précieuse resultó un champagne de lo mas interesante y con muy buena RCP (anda por los 30€). Serio en nariz, de buena intensidad, mucha bollería y mantequilla, sobre fruta blanca y buena mineralidad. En boca carbónico bien integrado, amplio y con marcada acidez y un final largo y mineral. Para repetir. Luego apareció el Patio de Samuel Cano, tanto en su versión comercializada, 2005 como una muestra de barrica de lo que será el 2007. Curioso, es un 50% Syrah y Petit Verdot, siendo esta última una uva que no suele agradarme mucho y faltando por hacer la maloláctica, el vino me pareció bastante interesante. Buena fruta en la nariz y una boca muy amable, incluso mas que la del 2005, apunta buenas maneras. De los tintos, los que menos me gustaron fueron el Penfolds Bin 128 2001 y el Chaparral 2005. Los dos demasiado alcoholicos y no muy armonicos. Lo mejor el Tauri 1998, un delicioso Aglianico dell’Irpinia, en un momento muy bueno de consumo. Buena fruta roja en nariz, alguna nota terrosa de hongos, cueros y una marcada mineralidad, en boca estaba muy bonito, con un tanino muy pulido y una excelente acidez y persistencia invitaba a repetir. Tambien andaba por ahí un Conde de los Andes 2001, que no estaba mal, clásico. Para el final dejamos un Sablonnetes Coteaux du Layon Rablay 2005, que desafortunadamente nos dio corcho, y un Oloroso Tradición VORS, un vino quizás para otra situación para dedicarle toda la atención que merece. Compleja y profunda nariz con una boca de marcada acidez, muy calcáreo, casi imaginabas el suelo del que procedía al beberlo.

No comenzaba nada mal el fin de semana. Ese mismo día había comido yo con otro interesante vino. El Gorrondona 2006, que catara mi compañero Jose el otro día, no dejandole muy satisfecho. En mi caso el vino comenzó también algo sucio en nariz, reducido, pero rápidamente se limpia y comienza a aflorar una intensa fruta, moras, arandanos y fresas, sobre algo bosque húmedo, se hace fresca la nariz, alguna nota anisada y una buena mineralidad. En boca es muy agradable, se bebe con suma facilidad, sobretodo durante la comida, jugoso y frutal, buena acidez y un tanino presente pero no molesto. Cayó la botella entera durante la comida. Repetiría, si se encontrase más fácilmente.

El sábado me esperaba a comer mi compañero de blog para hacer un intercambio de vinos y ya que estabamos abrir algunas cosas.

La foto habla por si sola, unos señores vinos bien curiosos y bien agradables, todos en torno a los 10 €, ¿quien dijo que había que ser rico para beber bien? El primero, el Viña Tondonia Rosado 1993, me parece una maravilla, casi imbatible en cuanto a RCP (siepre y cuando te guste este estilo). Se encontraba en perfecto estado a sus 15 años de edad. Un color precioso ocre-anaranjado, vivo, nada marrón, brillante. El vino llevaba abierto un buen rato y se notaba por lo limpia que se presentaba la nariz. Frutillos rojos, grosellas, fresas, sobre unas notas de bosque mojado, como de ribera, algo de regalices, hoja de tabaco, tofe y mineralidad terrosa. En boca, simplemente delicioso, acompañando al risotto de maravilla, acidez, mineralidad, frescura. No te cansas de él.

Continuamos con una deliciosa carrillera de cerdo perfectamente cocinada por Jose, de la que repetí todo lo que pude y acompañado del vino de Eric Texier, St. Gervais 2000. Otro vino que me enamoró a primera vista. Syrah, Garnacha y Monastrell de las Côtes du Rhône, con 8 años se mostraba en muy buen momento. Nariz de media intensidad pero bastante compleja, daba una interesante fruta madura, casi en compota, pero muy bien equilibrada con otras notas que aportaban frescura, tierra mojada y sotobosque, aceituna negra, leves notas especiadas de pimienta negra sobre una buena mineralidad. En boca tiene buen recorrido, frescura y acidez, pulido tanino deja un final largo con recuerdos frutales y minerales. El Auslese de Barzen, muy bebible, no hace si no confirmar mis anteriores comentarios.

Y finalmente el que mas me ha impresionado de todos. El Colet Extra Brut Assemblage. ¡Que cosa mas bonita y original! Creo que acabo de descubrir algo que me va a crear una fuerte adicción. Degollado en noviembre de 2007. Precioso color rosado-cobrizo, burbuja fina, que forma corona.En nariz es profundo y complejo. Me cuesta describirla por la originalidad de la misma. Hay frutos rojos, cerezas, algunas notas citricas como de pomelo, notas de pastelería, bollos recien horneados y mantequilla, con un forndo mineral.
En boca, es vinoso, con buena acidez, carbónico perfectamente integrado y buena amplitud. Largo, invita a volver a él. Delicioso. Lo teneis en Coalla Gourmet, cuesta unos 20€, pero, aunque no me guste compararlos, me ha proporcionado mayor satisfacción que algunos champagnes bastante mas caros.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: