Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Loira’

El primer día de nuestro viaje al Loira, prometía ser intenso. Por la mañana visita a la feria organizada por Nicolas Joly en Angers y por la tarde visita a las cavernas del castillo del Chateau de Bréze. Biodinamicos y/o naturales, ese iba a ser el tema del día. He de reconocer que disfruté bastante de los vinos probados. Una de las cosas que me gustan de estos vinos, es la capacidad de sorprender, aunque eso si, no siempre gratamente. Me parece perfecto que los elaboradores se encaminen a una agricultura más “natural”, huyendo de los excesivos tratamientos del pasado para conseguir mayores rendimientos y esterilizar la viña para no perder un solo grano de uva. Parece un camino lógico a seguir de cara a mejorar la calidad de la uva. Pero una vez entra la uva en la bodega… comienza la elaboración del vino. Y quiero decir del vino, no vinagre ni sidra. El producto final ha de ser vino. Si no sale vino, es que algo ha funcionado mal en el proceso. Por supuesto cada uno es libre de elaborar el vino como más le guste. Mi comentario no va en contra de los denominados vinos naturales. Mi comentario va encaminado más hacia una cierta autocomplacencia y falta de autocrítica a la hora de elaborarlos. “Ha salido así porque es lo que da la viña” “Yo no manipulo los vinos, es lo que ha salido”. Muy bien. Pero haces vino. Recoges las uvas, las fermentas en unos depósitos, lo embotellas… es un proceso y te guste o no, estas manipulando las uvas para obtener un producto. Hay vinos naturales que están muy buenos. Por tanto hacer este tipo de vino es posible y puede producir resultados muy satisfactorios. Hay que buscar esos buenos resultados, sobretodo por propio bien de los vinos naturales.

Greniers St. Jean en Angers fue el idílico escenario.

Quien me conoce bien, sabrá que me he quejado muchas veces de la homogeneidad y la internacionalización en los vinos. Prácticas enológicas y la búsqueda de mercados concretos han contribuido a que vinos que por clima y variedad de uva deberían ser distintos, acaben siendo demasiado similares. Pueden ser muy correctos, pueden incluso estar buenos. Pero a la larga esto conduce al aburrimiento. Mis motivaciones al descorchar una botella de vino no son las mismas que al abrir una botella de Coca-Cola.

La Renaissance des AOC, es el sugerente título que parece expresar el deseo de volver a otorgar su significado original al concepto de denominación de origen. Para ello en su web, se recomiendan ciertas prácticas, que me parecen muy interesantes y deseables, de cara a que los vinos vuelvan a diferenciarse y expresen su procedencia.

Ya. Pero una cosa son las intenciones y otra muy distinta, los resultados. En estas dos ferias probamos muchos vinos, de distintos países, regiones y variedades. Y resulta que encontré un buen puñado de vinos, de los elaborados sin nada de sulfuroso añadido, que también acababan dando perfiles aromáticos similares, con notas volátiles y de fermentación no demasiado limpia, quizás demasiado dominantes en muchos casos. Y estas notas eran comunes y muy parecidas en todos los casos, con lo que de nuevo, una Syrah se parecía mucho a una Gamay o a una Pinot Noir, que su vez era clavada a una Nebbiolo o una Garnacha. Con lo que buscando la tipicidad acabamos de nuevo con que el modo de elaboración que por muy natural que sea, acaba imponiéndose al terroir.

Y vamos con los vinos. 108 bodegas en La Renaissance des AOC y posiblemente otras tantas en Back to the Roots… no probamos todo, pero de todas formas trataré de ser escueto.

(más…)

Read Full Post »

Cruzamos el río Loira desde Vouvray y en la pintoresca villa de Montlouis-sur-Loire nos encontramos con los vinos de este fantástico productor. La bodega posee unas 33 hectáreas de viñedo, 10 de ellas en Vouvray y el resto en Montlouis. François Chidaine inició la reconversión de la bodega y sus viñedos a la biodinámica en 1999. El resultado son unos muy buenos vinos que expresan con suma elegancia los distintos terroirs que trabajan. Probamos los vinos tanto en el Salon des vins de Loire, como en La Cave Insolite, una recomendable tienda donde venden sus vinos, así como otras buenas referencias principalmente del Loira.

Los vinos fermentan sin añadir levaduras, en los demi-muids, barricas de roble de 600 litros, no nuevas, donde permanecen durante unos 6 meses sin buscar la maloláctica.

En vinos secos los Montlouis se mostraban más redondos en boca y más frutales que los Vouvray, que aparecían bastante austeros y minerales, quizás algo más faltos de botella. A destacar Les Bournais 2007, muy agradable y expresivo, realmente un vinazo. Y la mineralidad de Les Choisilles donde las viñas de hasta 90 años expresan deliciosamente esos suelos de tuffeau.

Entre los demi-sec siento especial predilección por ese fantástico Clos Habert. Proviene de una parcela de 3 hectáreas sobre suelos arcillo-calcáreos que se asientan sobre tuffeau. Las viñas tienen 60 años y están plantadas con una densidad de 6600 cepas por hectárea. El 2007 estaba algo cerrado en nariz, pero tiene una boca esponjosa, donde los 12 gr/l de azúcar residual se equilibran con elegancia con la acidez (7 gr/L). El dulzor pasa completamente desapercibido, este vino me parece un buen compañero de mesa, con un bacalao al pil-pil por ejemplo. El Les Tuffeaux proviene de otra parcela arcillosa, pero más pedregosa, con bastante silex. Cepas de 30 a 90 años. El vino resulta algo más austero y con algo menos de elegancia que el anterior, pero aun así muy rico. En el salón pudimos probar los 2008, todavía por salir. Los vinos muestran un punto más de todo que los 07’s, dulzor, volumen y acidez, más frutales en nariz ahora mismo. Necesitan asentarse en la botella, pero sin duda prometen buenos ratos.

El Montlouis Moelleux es otro magnífico vino, que siempre que pruebo me deja mucho mas que satisfecho, en especial en esta añada 2005. Proviene de dos parcelas, el Clos Renard Les Epinais, con cepas en esta última viña de más de 90 años de edad. Los suelos son arcillo-calcáreos con bastante pedernal. Contiene en torno a un 2% de uva botritizada. En nariz albaricoques maduros, fruta tropical, miel de azahar y alguna punta cítrica que refresca. En boca untuoso y equilibrado, muy largo en el final. Delicioso.

Los espumosos de la bodega también resultan muy interesantes, elaborados por el método tradicional, pasando 36 meses en rima y siendo sin dosage en el caso del Brut. Mas mineral y floral el Montlouis que el Vouvray Petillant, donde los aromas de bollería eran algo mas evidentes. Frescos y agradables en boca, un vino que no debería faltar nunca en casa, ya que cualquier ocasión me parece buena para abrirlo. Como curiosidad nos llevamos un vino para beber por la noche, Almendra 1996, Montlouis. Es un espumoso que ha pasado con las lías mas de 10 años. El vino estaba en muy buena forma, conservaba burbuja, en nariz se mostraba muy complejo, con los aromas de almendra y frutos secos que le dan el nombre, pero también conservaba notas frutales y buena mineralidad. En boca equilibrado, todavía con acidez, se bebía muy bien. A mi me gustó mucho, he probado Champagnes de esta añada (supuestamente excelente) que no se mostraban en tan buena forma como este petillant.

En resumen, un excelente productor, cuyas marcas muestran una gran calidad, y aunque mi experiencia es corta, muy buena regularidad añada tras añada. Muy recomendables y creo que se pueden localizar en España, si no ahora, dentro de poco.

GAEC François Chidaine
5, Grande Rue, Husseau
37270 Montlouis-s-Loire
Tel. +33 (0)2 57 45 19 14
francois.chidaine@wnadoo.fr
La Cave Insolite
30 quai Albert Baillet
37270 Montlouis-s-Loire

Read Full Post »

Aquí viene uno de mis productores preferidos en Vouvray. Lo conocí el año pasado cuando estaba de mudanza España/Alemania y aprovechamos para hacer una parada en el camino y meter unas botellas en el maletero. En esta entrada combino las notas que tomé entonces y en botellas consumidas en casa y lo que probamos en el Salon des Vins de Loire.

Este productor se encuentra en el Vallée de Cousse, en la aldea de Vernou-sur-Brenne, ligeramente apartado del nucleo de Vouvray y de la orilla del Loira. El terreno es más ondulado y está salpicado de bosques y viñas de Chenin Blac y alguna que otra cepa de Grolleau y Cot. Este productor cuenta con 14 hectáreas de viñas divididas en distintas parcelas que se asientan sobe suelos de arcilla, pedernal y caliza. Se practica una agricultura lo mas biológica posible, pero sin locuras. En 2009 por ejemplo hizo falta un helicóptero para tratar las viñas y no perder la cosecha como consecuencia de las lluvias a principios de verano. Los vinos van de secos a muy dulces, como es normal en la zona y se elaboran unos interesantes espumosos también. Las fermentaciones se realizan en barricas de 600, 500 y 450 litros, no nuevas. Los petillant se elaboran por el método tradicional y la presión final del vino es de unas 3 atmósferas. La razón es que los vinos cuentan con una notable acidez y si se dejasen a 5 atmósferas, como en Champagne, esa acidez se tornaría algo molesta.

Vouvray Petillant, 2004, magnum. Comenzó raro el vino, con una nariz sucia, aromas a sudor, en boca si que andaba fresco y mineral, pero complicados estos aromas iniciales. Poco a poco se va limpiando y el segundo día si que estaba bien disfrutable, mas frutal floral, burbuja fina y muy buena acidez.

Vouvray Petillant Brut Non Dosé, 2008. Corto en nariz, algo dominado por las levaduras, es un vino por hacer todavía. En boca con buena estructura y nervio. El 2006 probado el año pasado estaba bastante mas expresivo, cítrico, algo de frutos secos, pan y muy calizo. Aunque también anoté que mejor guardar la botella que me queda.

Vouvray Petillant Brut, NV (2007). Se muestra más hecho, la fruta se hace más evidente en nariz y en boca la acidez esta bien recogida por ese ligero dosage, final mineral y agradable. Interesante sería beber esto en un desayuno de esos de domingo…

Touraine Rosé Petillant, NV (2006). Uno de mis vinos preferidos, es un coctel de fresas y piedras en la copa con burbujas en boca. Cuando probé esta añada el año pasado estaba algo rara, con aromas de fermentación algo sucios en nariz. Ahora mismo está magnífico, en boca muy buena acidez, seco y mineral, a pesar de que creo que tiene algo de azúcar residual. En una botella el otro día en casa además encontramos sorprendentes notas de queso en nariz. Hay más botellas en casa de este Cot/Grolleau petillant, así que seguiremos reportando.

Touraine Rosé Petillant NV (2004). Probado en febrero 2009. Fruta roja fresca, sobretodo frambuesa, buena mineralidad. En boca muy buena acidez, algo láctico, burbuja fina, final ligeramente amargoso y mineral. Muy bueno.

Vouvray Sec, 2007. Este vino es un cuchillo, no apto para no tolerantes de la acidez. Directo y mineral, fresco aunque algo apretado y austero, habrá que ver hacia donde evoluciona.

Vouvray Demi-Sec Silex Noir, 2007. (Marzo 2009). Comienza mineral y muy apretado en nariz, al día siguiente mucho mas abierto, salen notas cítricas, mandarina, flores blancas y un punto herbáceo de fondo. La boca esta todavía por domar, con una acidez que domina en primer plano, aparenta ser completamente seco. Alguna punta salada en la mineralidad. Final largo. Para guardar una temporada.

Vouvray Demi-Sec Silex Noir, 2008. Más maduro, frutal y expresivo en nariz que el 2007. Buen volumen en boca, con la acidez marca de la casa que le da frescura, largo y mineral en el final. Muy bueno.

Vouvray Demi-Sec Trois Argiles, 2008. Este vino suele ser más expresivo y que el Silex Noir, así que en esta rica añada tenemos un vino realmente delicioso. Nariz con abundantes aromas donde la fruta y una intensa mineralidad se entremezclan. En boca es amplio pero equilibrado y muy largo. Tengo botellas en casa, costará guardarlas.

Los 2009 están todavía haciéndose, pero me parecieron vinos magníficos. Habrá que ver que tal quedan al final. Ahora mismo el Silex esta mas frutal que el Argiles que muestra una mineralidad impresionante.

Vouvray Demi-Sec Cuvée Tradition, 2006. Este es el vino semi seco que se suele sacar en las añadas normales. Solo en las añadas que merecen la pena se separa en las dos cuvées mencionadas anteriormente. El vino esta muy bebible ahora mismo, enfocado y mineral en nariz, quizás algo falto de profundidad en boca.

Vouvray Moelleux, 2003. Este vino ya lo comenté aquí con anterioridad. No me repito en detalles, en vino sigue en perfectas condiciones, ricos orejones, miel y pasas en nariz, de trago fácil en boca. El 2005 con esas claras notas de botritis y más fresco en boca. Buen vino.

Vouvray Moelleux, 2008. Todavía en los toneles. El vino esta espectacular en nariz, goloso y fresco a la vez. Aunque es en boca donde es una bomba, con una acidez impresionante, largo, muy largo. Habrá que conseguir de esto cuando salga al mercado.

Vouvray Licoreaux, 2003. Viene a ser el premiere trie en un año donde no se dio la botritis. Algo cerrado en nariz, pasas, miel, en boca rico y jugoso. Con una acidez sorprendente para ser de esta añada de los calores (100 gr/L de azúcar residual y unos 6 gr/L de acidez).

Vouvray Cuvée de Botrytis, 2005. Un vinazo del que guardo alguna botella, y que ya he comentado en el blog con anterioridad. La botritis se deja ver en nariz, pero la mineralidad del vino es impresionante. En boca es un vino poderoso, con sus 152 gr/L de azúcar residual es una explosión de fruta madura en buen equilibrio con los 6.3 gr/L de acidez, largo. Mas cerrado ahora mismo que las veces anteriores que lo he probado. Ya no tocaré más botellas hasta dentro de unos años.

Vouvray Cuvée de Botrytis, 2009. Esta fermentando todavía y eso se hace evidente en nariz. Pero la boca es impresionante. Para amantes de la acidez, con esos 8.9 gr/L de acidez, menos dulce que los anteriores (93 gr/L). Compraré cuando salga y guardaré porque esto promete.

Entrada a la "sala de catas" de Pinon.

En general muy buenos vinos en toda la gama. Quizás los secos algo austeros y difíciles, pero el resto son vinos bien enfocados, de corte mineral, sinceros y además en un rango de precios moderado.

SCEA François Pinon
55 rue Jean Jaurès, Vallée de Cousse
37210 Vernou sur Brenne, France
Tel. +33 (0)2 47 52 16 59
francois.pinon@wanadoo.fr

Read Full Post »

Estas bonitas etiquetas las habíamos visto en alguna tienda madrileña, así que nos acercamos al stand para probar los vinos que elabora de forma biodinámica y buscando una mínima intervención, Thierry Germain en Saumur.

L’Insolite Saumur Blanc 2009. Cítrico, algo floral y quizás demasiado lineal en nariz. Fresco y agradable en boca, no me termina de enamorar este chenin blanc de viñas de 75 años. Fermenta en barricas de 400 y 228 litros (de uno y dos años), donde permanece el vino un año sobre las lías, luego se pasa a un depósito de madera de 1200 litros, donde permanece un año mas. Habrá que ver como es el vino una vez terminado.

Saumur-Champigny 2009. Bonito color, nariz franca y frutal, ciruelas y moras, en boca la tanicidad de la Cabernet Franc se hace notar. Un vino correcto y agradable, si suaviza un poco esa tanicidad en la botella.

Terres Chaudes 2009, Saumur-Champigny. Proviene de viñas de Cabernet Franc de 35 a 45 años, sobre suelos de truffeau. Fermenta en cemento con levaduras autóctonas y permanece posteriormente sobre lías en depósitos de madera de 60 hl, durante un año. Mas complejo en nariz, donde suaves notas ahumadas se unen los frutillos negros y algunas notas minerales. En boca es un vino mas amable que el anterior, se deja beber ya mismo, cosa nada fácil con los vinos de esta variedad. Rico vino.

Franc de Pied 2009, Saumur-Champigny. Proviene de una viña plantada recientemente en pie franco a 10.000 plantas por hectárea. Las viñas tienen ahora unos 5 años. En nariz comienza dando algunas notas animales, cárnicas. También fruta negra, suaves ahumados y un pelín de pimiento. Boca con muy buena acidez, tanicidad marcada, pero con una frutosidad que lo hace bastante bebible, incluso en su tierna juventud. Bueno.

La Marginale 2009, Saumur-Champigny. Viene de unas viñas en ladera con exposición sur, donde la maduración de la uva se ve favorecida. Solo sale al mercado en buenas añadas. Fermenta en barricas de 400 y 228 litros de uno y dos vinos, donde permanece entre 18 y 24 meses. Lo que probamos, por tanto, es una muestra de barrica. Complejo y expresivo en nariz, fruta bien madura, cerezas y ciruelas, violetas, tinta china, especias, pólvora. En boca no defrauda, buena estructura, tanino marcado pero mucho más fino y elegante que los vinos anteriores. La acidez le da un final largo y mineral. Realmente un muy buen vino. Me gustaría probarlo con más años de botella.

Al buscar la elaboración del vino, me he sorprendido al ver que casi todo lo que probamos fueron muestras de barrica. Y me he sorprendido porque los vinos estaban bastante terminados y muy agradables. En todo caso interesantes vinos de un productor al que habrá que seguirle la pista. En especial con ese Marginale.

Domaine des Roches Neuves
56 Boulevard Saint Vincent
49400 Varrains
Tel. +33 (0)2 41 52 94 02
thierry.germain@wanadoo.fr

Read Full Post »

Marc Ollivier

Muscadet Sevre et Maine! Este es el nombre que reciben los vinos que se elaboran en los alrededores de Nantes, con 9500 ha es una de las AOC mas extensas del Loira. Mucho vino se produce en esta región, que tradicionalmente ha sido considerada como productora de vinos menores. Sin embargo algunas bodegas llevan tiempo realizando un gran trabajo elaborando unos vinos capaces de expresar con gran pureza lo mejor que puede dar de si la Melon de Bourgogne (la variedad que se emplea en esta región) y los distintos suelos en que se cultiva. Marc Ollivier es uno de estos artistas y en la visita a su stand nos mostró los paisajes de sus viñas a través de la copa. Está convirtiendo todo el viñedo a ecológico (organic), vendimias manuales y no emplea ningún producto en la bodega, salvo un poco de sulfuroso antes del embotellado.

Domaine de la Pépìére 2009, Sevre et Maine Sur Lie. Vino básico de la bodega, enfocado, quizás algo austero, herbáceo, mineral y salino, con una muy buena acidez. Fresco y agradable para el día a día.

Clos des Briords 2009, Sevre et Maine Sur Lie. Se elabora a partir de viñas de 80 años de edad. Un vino con una nariz mas rica y frutal que el anterior, en boca la acidez está más acolchada, tiene más volumen y es más largo. Muy bueno aunque todavía un bebé.

Les Gras Moutons 2009, Sevre et Maine Sur Lie. Todavía haciéndose, dominado por las lías en nariz en estos momentos, en boca se muestra como un cuchillo bien afilado. Con potencial.

Les Gras Moutons 2008, Sevre et Maine Sur Lie. Aquí junto a la mineralidad y la salinidad marina, aparecen notas cítricas y en boca el vino esta más hecho que todos los anteriores, las lías están perfectamente equilibradas con la acidez y el final es largo. Delicioso.

Clos Cormerais 2005, Sevre et Maine Sur Lie. Este vino se elabora en fûts de roble y acacia. Notas cítricas, algo de mantequilla salada y bollería, buena mineralidad, en boca mas graso, pero manteniendo el equilibrio, la barrica le aporta unas ligeras notas balsámicas que no estropean ese final tan mineral.

Granit de Clisson 2007, Sevre et Maine Sur Lie. Un vinazo esta cuvee que pasa sobre las lías aproximadamente 3 años. Manzana, suaves notas marinas, anís y un fondo de piedra molida. En boca es tremendamente equilibrado, largo y mineral.

Granit de Clisson 2005, Sevre et Maine Sur Lie. Similar al anterior, confirmando el gran nivel de este vino. Algo más graso en boca y con una mineralidad apabullante. Uno de mis vinos preferidos del salón que no me importaría tener guardado en grandes cantidades en casa. Además no son caros.

Domaine de la Pepiere
La Pepiere, 44690 Maisdon Sur Sevre, France
Tel. +33 (0)2 40 03 81 19
earl.lapepiere@orange.fr

Read Full Post »

Uno de los descubrimientos del Salon des Vins de Loire fue este elaborador de Chavignol. Los vinos que probamos mostraban el estilo de Sancerre que más me gusta, aunque posiblemente sea el menos comercial. Mineralidad bien definida, frescura y alegría en el paso por boca. Nada de adornos tropicaloides, simplemente pureza. Es un elaborador clásico, con la suerte de tener las viñas en la magnífica parcela de Les Monts Damnés. Vendimias manuales (imposible meter la máquina en las pendientes de esa viña), larga permanencia sobre lías, uso de barricas nunca nuevas, aunque también depósitos de cemento y de acero inoxidable, son la receta. Los resultados magníficos.

Sancerre rodeada de viñedos

Les Monts Damnés, 2008. Austero en boca, mineralidad, hierba cortada, algunas notas florales y un punto ahumado. Frescura en boca, buen volumen, excelente acidez y un final muy calizo.

Les Aristides Vielles Vignes, 2008. Zumo de piedras en la copa con algo de albaricoque. Algo más de volumen en boca que el anterior, pero la misma acidez y mineralidad. Largo, no te cansas de él. Quizás estos 2008’s estén algo cerrados en estos momentos, pero muestran muy buenas maneras.

Les Monts Damnés, 2009. Más maduro y abierto. La fruta se hace más evidente, en forma de albaricoques y nísperos, pero sin llegar a ser un vino afrutado, la mineralidad manda en todo momento. Un pelín mas alcohólico que los anteriores, sigue mostrando esa imponente mineralidad en boca.

Les Aristides Vielles Vignes 2009. Algo mas jabonoso en nariz, notas florales, hierba cortada, fruta madura, melocotón y las piedras que no faltan. En boca es un vino casi radical, con una acidez bastante marcada que pide un poco de botella para redondearse. Larguísimo y mineral en el final.

Sancerre Pinot Noir 2008. Bonito vino de poca capa, con una nariz marcada por la cereza, flores y notas calizas. En boca es ligero y fresco, muy agradable y fácil de beber. Un buen compañero de la mesa en el día a día.

Excelentes vinos que de momento no se pueden encontrar en España. Si alguna vez los veis y os gusta la pureza mineral que puede dar de si la Sauvignon Blanc, no perdáis ocasión de probarlos.

Claude et Florence Thomas-Labaille
Chavignol, 18300 Sancerre, France
Tel 02 48 54 06 95
thomas.labaille@wanadoo.fr

Nota sobre la fotografía. La foto la tomé en un viaje en verano de 2007, como se puede comprobar por el verdor de los viñedos.

Read Full Post »

Domaine Ogereau

Siguiendo con los vinos de Anjou y Coteaux de Layon, en el Salon des vins de Loire pudimos probar los vinos de otros dos destacados productores, Ogereau y Baumard. Nos faltó Chateau Pierre Bise… otro año será.

Vincent Ogereau es otro trabajador de la viña y un perfeccionista en sus vinos (además de músico). Este vigneron se ha encargado de aumentar el viñedo familiar (cuarta generación) de 12 a 24 hectáreas y ofrece un amplio y variado catálogo de vinos, donde las estrellas son los vinos dulces de Coteaux du Layon-Saint Lambert du Lattay. En su stand pudimos gozar de su amabilidad mientras probamos la friolera de 20 vinos.

Comenzamos con un flojito Anjou blanc sec 2009, 60% chenin blanc, 30% Chardonnay, frutal y floral, quizás demasiado floral, graso en boca y con una correcta acidez, no terminó de convencerme. A continuación probamos tres añadas de su Cuvée Prestige (100% chenin blanc, vendimiado en diversas pasadas, fermentado en barricas de 500 litros y que pasa 15 meses sobre sus lías). El 2007 rico, fruta blanca, flores, algo de bollería, en boca buena acidez y un final muy largo. 2006 daba notas más almendradas, la fruta más cítrica y un fondo ahumado. Redontito en boca, muy calizo en el final con una acidez bien equilibrada. El 2005 mostraba la calidez de la añada, muy expresivo en nariz, piña madura y pedernal. Boca mas frutosa quizás algo cálida en el final. Buenos vinos. Continuamos con un Savennieres Clos le Grand Beaupréau 2008, muy cerrado en nariz, notas cítricas y mantequillosas en nariz, en boca también daba sensación de mantequilla salada. Muy cerrado, algo raro el vino. Mucho mejor estaba el 2007, tremendamente mineral en nariz y en boca, con buena frescura y un final muy largo. Por fin un Savennieres que me parece fresco y agradable!

De los rosados, personalmente me quedo con el Rose de Loire 2009, mezcla de Grolleau y Gamay, especiado, mineral y seco en el final. El Cabernet d’Anjou 2009, quizas demasiado goloso, aunque correcto de todos modos. Como curiosidad probamos un cabernet dulce, Tuti-Fruti, goloso y facilón, quizás para atraer a los jóvenes acostumbrados al Lambrusco.

Pasamos a los tintos. Quizás el punto mas débil de la bodega. Los Anjou rouge (100% cabernet franc) demasiado pimentosos, mucho pisto manchego. Los Anjou Village más potentes y frutales, donde una fruta más madura se imponía al pimiento, bocas musculosas y tánicas que piden algo de botella. Mucho mejor el Côte de Housseaye 2007, donde los 18 meses en barricas de 500 litros le aportan un punto goloso a la nariz a este cabernet sauvignon y el pimiento se torna pimienta negra, con una fruta negra muy bonita en nariz y un tanino mas mullido en boca. Todavía mejor el 2008, estructurado y duro en boca pero con gran potencial.

Comenzamos los dulces con un agradable Coteaux du Layon St Lambert Cuvée Prestige 2008, muy floral en nariz, con suaves recuerdos de mandarina, orejones, miel y agradable mineralidad en el final. Fresco y tremendamente equilibrado en boca, muy agradable y nada pesado. Probamos el 2009 que se está haciendo todavía pero que viene con una muy buena carga de acidez, buena añada será esta.  Y concluimos con el impresionante Clos des Bonnes Blanches (vendimiado de este pago privilegiado de C. du Layon St. Lambert en diversas pasadas, fermentaro y madurado en barricas de 500 litros durante 18 meses sobre sus lias). Probamos 2005, 2007 y 1996. Vinos alucinantes, en los que destacaría la expresión mineral, cosa que en muchos vinos dulces quizás queda diluida entre las notas de botritis, mieles y frutas pasas. El 2005 mostraba un bonito equilibrio calizo, con notas de naranja, miel y los recuerdos de la botritis, concentrado a la vez que sedoso en boca, con un final marcadamente mineral. En el 2007 la botritis estaba mas marcada, curiosas notas de trufa blanca. Falta botella para redondear el vino en boca, pero muestra muy buenas maneras, larguísimo final. Y que decir del 1996! Brutal concentración de aromas, mandarina, miel, caramelo, algo de hongos, mineralidad siempre presente y un paso por boca fresco y untuoso, equilibrado y con un final muy largo. Sencillamente maravilloso. Estos dulces del Loira merecen un reconocimiento mucho mayor del que tienen.

Domaine Ogereau
44 Rue de la Belle Angevine
49750 Saint Lambert du Lattay – France
Tel. +33 02 41 78 30 53
contact@domaineogereau.com

Read Full Post »

No suelo hablar de restaurantes. Pero este es un restaurante-braserie en una zona de vinos, así que si alguna vez pasáis por Saumur y os apetece comer, aquí os dejo esta recomendación. Lo descubrimos por pura casualidad paseando por esta bella ciudad a orillas del Loira y entramos atraídos por una amplia selección de vinos por copas anunciados en una pizarra y porque el local estaba muy concurrido por lo que parecían ser habitantes de la propia ciudad, mas que turistas (dentro nos encontramos con Thierry Germain, elaborador del Domaine des Roches Neuves).

Situado en la plaza del mercado, en pleno centro de la ciudad a pies del castillo. El comedor se sitúa en la primera planta, mucho más tranquila que la parte de abajo que sirve más de bar donde la gente toma su vinito antes de irse a comer. Es acogedor y amplio, las copas correctas y el ambiente agradable. La carta es bastante amplia y se ve reforzada por una pizarra donde se sugieren ciertos platos del día. Mis compañeros de mesa optaron por ostras para comenzar y yo pedí una terrina de foie con champiñones de la zona, sabrosa y jugosa. Además compartimos una ensalada de lardons muy rica. Los lardons son una especie de tiras de tocino frito, pero en este caso con una textura muy agradable y nada salado. Durante este primer asalto tomamos un Saumur blanco, bastante madurote e intenso en nariz, algo corto en boca, en todo caso se dejó beber bastante bien. De plato principal, al preguntar por las especialidades locales, nos comunicaron que ahora mismo no tenían los pescados tradicionales de la zona y nos fuimos todos de cabeza a por las manitas de cerdo rellenas. Muy finas, acompañadas de unas lentejas al dente y patatas. El plato encontró una pareja perfecta en un Saumur-Champigny de Domaine des Sanzay 1990. Muy interesante vino con 20 años a sus espaldas, conservaba un bonito color y en nariz bastante limpio, suaves notas de fruta roja se combinaban con recuerdos de ese pimiento que tanto nos había torturado al probar los 2008’s en la feria. Daba notas rusticas y animales también, pero que aportaban complejidad, sin ser dominantes ni molestas. En boca el tanino se presentaba bastante pulido, con buena acidez, era claramente un buen compañero de mesa, largo y rústico en su final. La botella se vació sin problemas mientras terminábamos con las ricas manitas de cerdo.

Terminamos con dos postres a compartir, un pan perdu correcto, pero mejorable, con un helado muy bueno de pain d’épices y mandarina caramelizada y una tatin de manzana con crema de nata muy buena.

La carta de vinos se centraba en los vinos de la zona, con una amplia selección de vinos de Saumur y del Loira en general, pudiéndose encontrar también añadas antiguas de algunas referencias.

El trato fue muy amigable y la experiencia completamente satisfactoria puso el punto final a nuestra semana en el Valle de Loira. La comida costó, incluyendo los cafés y el vino, unos 45 € por persona.

LE CAFÉ DE LA PLACE – 16,
PLACE SAINT PIERRE – 49400 SAUMUR
Tel : +33 02 41 51 13 27
http://www.cafedelaplace-saumur.com/

Read Full Post »

Comienzo con esta bodega una serie de entregas relatando lo probado y visitado durante mi reciente viaje al Valle del Loira. La razón para comenzar por aquí, no es otra que aprovechar que un compañero me ha pedido las notas que tomé sobre esta bodega.

Los vinos los probamos en el Salon des Vins de Loire y nos dejaron una impresión muy grata de este domaine, situado en la zona de Coteaux du Layon. Esta bodega esta ligada a la familia Guégniard desde hace siete generaciones. Yves Guégniard comenzó a trabajar con sus padres en 1979, por lo que estamos hablando de una persona con experiencia en la viña y en la elaboración de sus vinos. Esto se nota en unos vinos muy bien elaborados. La especialidad de la casa, como no podría ser de otra manera en esta región, son los vinos dulces de Chenin Blanc, pero también elaboran secos y algunos tintos. Estos fueron los vinos que probamos.

Comenzamos con blancos secos, Les Pierres Girard 2008: Chenin blanc de Anjou, muy expresivo en nariz, maduro en su componente frutal y muy agradable. En boca era algo secante, con una acidez afilada que quizás necesite un pelín de botella para afinarse. Seguimos con el Savennieres Clos le Grand Beaupreau 2007, muy bueno también, mas mineral que el anterior y con mas complejidad en nariz, aunque con una boca bastante potente (14.5%), lo que es normal en esta zona, aunque se mostraba con buen equilibrio. Habrá que ver como envejece.

Vinos del Domaine de la Bergerie

Rosado, Cabernet de Anjou 2009 (11.5%): Estaba rico, golosote, sin complicaciones, pintalabios tengo apuntado en la libreta, ligeramente dulce en boca. Rico. Mucho mejor que los Lambruscos que se bebe la gente masivamente en España.

Probamos un par de tintos, La Cerisaie 2007, 80% Cabernet Franc y  20 de Cabernet Sauvignon, bonito color, aromas caracterísiticos de pimiento, cerezas, mineral y tánico, con buena acidez, un final correcto y frutal. Agradable aunque joven. No son los vinos de estas variedades demasiado amables en su tierna juventud. El Evanescence 2007 (100% Cabetnet Sauvignon) Mas animal en nariz, cueros, ahumado y fruta roja. En boca rusticote, mineral y algo directo, no muy redondo. Falto de botella pero interesante.

Y ya llegamos a la especialidad de la casa, los vinos dulces. Comenzamos con el Clos de la Bergerie Coteaux de Layon 2007. Pomelo, pasas y miel en nariz. Muy equilibrado en boca y con un final muy largo. No se cuanto costará, pero me gustó bastante. El Clos de la Girardiere, Coteaux de Layon Rablay 2007 con sus 100 gr/L de azucar residual, se mostraba mas goloso, mandarina, piedra y hongos en nariz (todos estos vinos tienen un buen porcentaje de uva botrytizada). Continuaba con ese equilibrio y frescura marca de la casa. Muy bueno. Chaume 1er Cru 2007, muy complejo en nariz, con curiosas notas de zceituna rellena, mandarina, pasas, hongos… En boca los 150 gr/L de azucar residual frescos y bien llevados por una sobresaliente acidez.

Mención aparte merece el Quarts de Chaume 2005. Dorado y untuoso en la copa, mas cerrado en nariz que los anteriores. Miel, pasas, higos blancos, orejones, incluso algo de cítricos que refrescan el conjunto. 220 gr/L de azucar residual, pero muy equilibrados, ESPECTACULAR vino. Rematamos la faena con el Fragrance 2005, Coteaux de Layon procedente de las mas viñas viejas y que pasa en barricas usadas de roble casi 18 meses, para buscar la máxima concentración de este vino procedente de una cuidada selección de granos botritizados. En nariz es intenso, miel, frutos secos, algo de barniz, almendras garrapiñadas. Muy concentrado en boca, correcto, pero quizás algo excesivo, para amantes de extremos, me quedo con el vino anterior.

En general una muy correcta y variada gama de vinos de un productor que conviene memorizar el nombre. Mis preferidos el primer blanco seco, el Clos de la Bergerie y el Quarts de Chaume. Los tintos prometen pero habría que verlos con 10 o 15 años encima a ver que tal andan.

Yves Guegniard, Domaine de la Bergerie
49380 Champ sur Layon, France
Tel. +33 (0)2 41 78 85 43
domainede.la.bergerie@wnadoo.fr

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: