Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Pinon’

Sabes quién soy; qué soy. Sabes quién soy y qué soy quizá aun mejor que yo mismo. Conoces mi rostro, mi piel, mis cicatrices; mi voz y mi silencio. Sabes de dónde vengo y dónde voy.

Recuerdas, hoy, la tormenta que me arrojó a tu playa e hizo que nos encontrásemos. Sabes que vengo de un imaginario If, que sólo sé gramática parda y no tengo más oficio que el de cazar dragones.

Sabes que para guisar casi no hace falta cocinar.What_if

Apenas cubiertas por el agua ponemos a cocer suave las pochas, con los vegetales que después le darán textura, además de su sabor: cebolla, pimiento verde, tomate y ajo. Despacio y tranquilo, durante ocho o nueve canciones. Cocer suave, también, hasta que las verduras estén lo suficientemente blandas como para pasarlas por la batidora y, coladas, vuelta otra vez al guiso para que este pase a trabarse un poquito más.Seguimos cociendo suave mientras volvemos a escuchar las canciones de antes. ¿Hay acaso otra música más cadenciosa en el mundo que el suave borboteo de un guiso? Ya están hechas nuestras pochas, pero vamos a darles un toque más. Sin llegar a cocinar, vamos a seguir guisando.

Ponemos un par de puñados de berberechos a abrirse con un chorrito de vino blanco. Apenas unos segundos y ya están abiertos. Añadimos su mar al guiso y en lo que ponemos la mesa y abrimos el vino estará todo preparado para almorzar. Pochas, berberechos y vino. Guisar y beber.

Y beber un vino que nos llene de vida la copa y el alma; salino, fresco y limpio como el aire tras aquella tormenta: Pinon Silex Noir. Vino para miradas cercanas y susurros perdidos.

… sé quién eres. Me basta coger tu mano, mirarte a los ojos, escuchar tus latidos, tu voz y tu mirada… Ambos sabemos que me estremezco en cada instante, junto a ti; a cada instante, lejos de ti.

Nota: Me habría gustado, como es habitual, indicar el origen y autoría de la imagen que ilustra el post de hoy. Lamentablemente aparece en multitud de lugares y en ninguno he sido capaz de encontrar el lugar original o el autor de la misma.

Anuncios

Read Full Post »

Aquí viene uno de mis productores preferidos en Vouvray. Lo conocí el año pasado cuando estaba de mudanza España/Alemania y aprovechamos para hacer una parada en el camino y meter unas botellas en el maletero. En esta entrada combino las notas que tomé entonces y en botellas consumidas en casa y lo que probamos en el Salon des Vins de Loire.

Este productor se encuentra en el Vallée de Cousse, en la aldea de Vernou-sur-Brenne, ligeramente apartado del nucleo de Vouvray y de la orilla del Loira. El terreno es más ondulado y está salpicado de bosques y viñas de Chenin Blac y alguna que otra cepa de Grolleau y Cot. Este productor cuenta con 14 hectáreas de viñas divididas en distintas parcelas que se asientan sobe suelos de arcilla, pedernal y caliza. Se practica una agricultura lo mas biológica posible, pero sin locuras. En 2009 por ejemplo hizo falta un helicóptero para tratar las viñas y no perder la cosecha como consecuencia de las lluvias a principios de verano. Los vinos van de secos a muy dulces, como es normal en la zona y se elaboran unos interesantes espumosos también. Las fermentaciones se realizan en barricas de 600, 500 y 450 litros, no nuevas. Los petillant se elaboran por el método tradicional y la presión final del vino es de unas 3 atmósferas. La razón es que los vinos cuentan con una notable acidez y si se dejasen a 5 atmósferas, como en Champagne, esa acidez se tornaría algo molesta.

Vouvray Petillant, 2004, magnum. Comenzó raro el vino, con una nariz sucia, aromas a sudor, en boca si que andaba fresco y mineral, pero complicados estos aromas iniciales. Poco a poco se va limpiando y el segundo día si que estaba bien disfrutable, mas frutal floral, burbuja fina y muy buena acidez.

Vouvray Petillant Brut Non Dosé, 2008. Corto en nariz, algo dominado por las levaduras, es un vino por hacer todavía. En boca con buena estructura y nervio. El 2006 probado el año pasado estaba bastante mas expresivo, cítrico, algo de frutos secos, pan y muy calizo. Aunque también anoté que mejor guardar la botella que me queda.

Vouvray Petillant Brut, NV (2007). Se muestra más hecho, la fruta se hace más evidente en nariz y en boca la acidez esta bien recogida por ese ligero dosage, final mineral y agradable. Interesante sería beber esto en un desayuno de esos de domingo…

Touraine Rosé Petillant, NV (2006). Uno de mis vinos preferidos, es un coctel de fresas y piedras en la copa con burbujas en boca. Cuando probé esta añada el año pasado estaba algo rara, con aromas de fermentación algo sucios en nariz. Ahora mismo está magnífico, en boca muy buena acidez, seco y mineral, a pesar de que creo que tiene algo de azúcar residual. En una botella el otro día en casa además encontramos sorprendentes notas de queso en nariz. Hay más botellas en casa de este Cot/Grolleau petillant, así que seguiremos reportando.

Touraine Rosé Petillant NV (2004). Probado en febrero 2009. Fruta roja fresca, sobretodo frambuesa, buena mineralidad. En boca muy buena acidez, algo láctico, burbuja fina, final ligeramente amargoso y mineral. Muy bueno.

Vouvray Sec, 2007. Este vino es un cuchillo, no apto para no tolerantes de la acidez. Directo y mineral, fresco aunque algo apretado y austero, habrá que ver hacia donde evoluciona.

Vouvray Demi-Sec Silex Noir, 2007. (Marzo 2009). Comienza mineral y muy apretado en nariz, al día siguiente mucho mas abierto, salen notas cítricas, mandarina, flores blancas y un punto herbáceo de fondo. La boca esta todavía por domar, con una acidez que domina en primer plano, aparenta ser completamente seco. Alguna punta salada en la mineralidad. Final largo. Para guardar una temporada.

Vouvray Demi-Sec Silex Noir, 2008. Más maduro, frutal y expresivo en nariz que el 2007. Buen volumen en boca, con la acidez marca de la casa que le da frescura, largo y mineral en el final. Muy bueno.

Vouvray Demi-Sec Trois Argiles, 2008. Este vino suele ser más expresivo y que el Silex Noir, así que en esta rica añada tenemos un vino realmente delicioso. Nariz con abundantes aromas donde la fruta y una intensa mineralidad se entremezclan. En boca es amplio pero equilibrado y muy largo. Tengo botellas en casa, costará guardarlas.

Los 2009 están todavía haciéndose, pero me parecieron vinos magníficos. Habrá que ver que tal quedan al final. Ahora mismo el Silex esta mas frutal que el Argiles que muestra una mineralidad impresionante.

Vouvray Demi-Sec Cuvée Tradition, 2006. Este es el vino semi seco que se suele sacar en las añadas normales. Solo en las añadas que merecen la pena se separa en las dos cuvées mencionadas anteriormente. El vino esta muy bebible ahora mismo, enfocado y mineral en nariz, quizás algo falto de profundidad en boca.

Vouvray Moelleux, 2003. Este vino ya lo comenté aquí con anterioridad. No me repito en detalles, en vino sigue en perfectas condiciones, ricos orejones, miel y pasas en nariz, de trago fácil en boca. El 2005 con esas claras notas de botritis y más fresco en boca. Buen vino.

Vouvray Moelleux, 2008. Todavía en los toneles. El vino esta espectacular en nariz, goloso y fresco a la vez. Aunque es en boca donde es una bomba, con una acidez impresionante, largo, muy largo. Habrá que conseguir de esto cuando salga al mercado.

Vouvray Licoreaux, 2003. Viene a ser el premiere trie en un año donde no se dio la botritis. Algo cerrado en nariz, pasas, miel, en boca rico y jugoso. Con una acidez sorprendente para ser de esta añada de los calores (100 gr/L de azúcar residual y unos 6 gr/L de acidez).

Vouvray Cuvée de Botrytis, 2005. Un vinazo del que guardo alguna botella, y que ya he comentado en el blog con anterioridad. La botritis se deja ver en nariz, pero la mineralidad del vino es impresionante. En boca es un vino poderoso, con sus 152 gr/L de azúcar residual es una explosión de fruta madura en buen equilibrio con los 6.3 gr/L de acidez, largo. Mas cerrado ahora mismo que las veces anteriores que lo he probado. Ya no tocaré más botellas hasta dentro de unos años.

Vouvray Cuvée de Botrytis, 2009. Esta fermentando todavía y eso se hace evidente en nariz. Pero la boca es impresionante. Para amantes de la acidez, con esos 8.9 gr/L de acidez, menos dulce que los anteriores (93 gr/L). Compraré cuando salga y guardaré porque esto promete.

Entrada a la "sala de catas" de Pinon.

En general muy buenos vinos en toda la gama. Quizás los secos algo austeros y difíciles, pero el resto son vinos bien enfocados, de corte mineral, sinceros y además en un rango de precios moderado.

SCEA François Pinon
55 rue Jean Jaurès, Vallée de Cousse
37210 Vernou sur Brenne, France
Tel. +33 (0)2 47 52 16 59
francois.pinon@wanadoo.fr

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: